Dormir embarazada

Cuando estás embarazada son muchos los cambios que ocupan tu vida y los consejos que recibes del mundo que te rodea. Uno de estos temas que va de boca en boca de familiares y amigos suele ser la posición que debes adoptar para dormir. Por lo general todo el mundo recomienda que descanses del lado izquierdo, incluso la literatura que trata el tema puede llegar a ser atemorizante. Por esto pasé todo mi primer embarazo durmiendo del lado izquierdo, me movía y me despertaba para asegurarme que durmiera de ese lado, pero ustedes me dirán: ¿cuál descanso si pasaba toda la noche pendiente de no cambiar la posición?

Con mi segundo embarazo me relajé un poco más. Como hasta los 6 meses dormí en la posición que quise y cuando la barriga comenzó a impedírmelo le pregunté al doctor: ¿de verdad debo dormir toda la noche del lado izquierdo? Y su respuesta me tranquilizó y mejoró mis noches. Me dijo: «no importa cómo duermas si estas cómoda, mientras te esfuerces por controlar el sobrepeso». Por esto, en mi tercer embarazo, ni me preocupé.

dormir-embarazada

Por supuesto existe una explicación médica a la sugerencia casi imperativa de dormir del lado izquierdo y es que si la barrigona pasa mucho tiempo acostada boca arriba existe una posibilidad de sufrir el síndrome de hipotensión arterial supina, que es una disminución del ritmo cardíaco, que se origina porque el peso de útero presiona la vena cava inferior e impide el paso de la sangre de las extremidades inferiores hacia el corazón. De todas formas no hay por qué temer, ya que los síntomas son muy claros y al cambiar de posición se recupera el correcto flujo sanguíneo. Si llevas mucho tiempo acostada boca arriba y comienzas a sentirte mareada, sudorosa y tu ritmo cardíaco se acelera, voltéate, preferiblemente del lado izquierdo, donde tu útero estará más alejado de la vena cava. Por supuesto el síndrome puede llegar a ser peligroso si ignoras las señales de alerta, pero, si tomas acción, no hay ningún riesgo para ti o tu bebé.

Debemos intentar hacer el momento de dormir o el descanso diario un poco más placentero y menos agobiante, ya en los últimos meses debemos lidiar con la acidez, los dolores del espalda, pararnos varias veces al baño, los movimientos del bebé, por esto dormir de un lado u otro, o acostarnos un rato boca arriba, no debe ser motivo de estrés para la futura mamá.

Lo más adecuado, como dice mi médico, es controlar el peso durante el embarazo ya que si tienes sobrepeso antes de salir embarazada o aumentas mucho de peso durante la gestación, es más probable que sufras de este síndrome. También procura variar regularmente la posición al dormir, de igual forma notarás que con el paso de los días dormir boca arriba o boca abajo será casi imposible. Existe en el mercado una almohada larga especial para embarazadas, en mi caso para estar más cómoda usaba una almohada debajo de la barriga, una para la espalda, una entre las rodillas y la típica de la cabeza, mi esposo casi no cabía en la cama, pero ¿que más da?… ¡Vas a ser mamá!

 



Deja tus comentarios aquí: