Beneficios de dormir en la oficina o power nap

Cada vez es más común que las compañías destinen espacios especialmente ambientados para que sus empleados tomen la siesta. Son más las compañías que reservan un lugar dentro de sus instalaciones con sillones, luces tenues y música para que sus empleados duerman en pleno horario de trabajo y se relajen.

En Argentina son pioneros a nivel latinoamericano y los power nap son conocidos como “siestarios”. Se trata de incorporar estímulos para los cinco sentidos, como luces, aromas y texturas así como sonidos preparados para inducir el sueño, es posible que hasta encuentres auriculares para eliminar el sonido externo en un espacio adecuado.

Confort-New-Age-Google-espacios_CLAIMA20130203_0156_4Una de las compañías que apuesta a este tipo de espacios es Google, Priscila Bertiz Lanzillotti, gerente de Operaciones de Google Hispanoamérica dijo: “Somos una integralidad cuerpo-mente y eso funciona bien cuando ambas partes están en orden. Hoy contamos con un relax room o para lectura silenciosa, dos sillones masajeadores y clases de yoga dos veces por semana”.

Esta nueva modalidad de tomar power naps busca optimizar el rendimiento de los empleados, permitiéndole descansar de manera organizada durante la jornada laboral, pero esto no es casualidad o que simplemente a alguien se le ocurrió dormir en la oficina ¡No! Existe todo un estudio relacionado.

Según Daniel Cardinali, investigador superior del  CONICET: “Una siesta controlada, de no más de 20 o 30 minutos, permite reiniciar el día, cuando el cerebro se bloquea frente a las exigencias y la cantidad de información que debemos manejar y compensa en parte la deuda de sueño”.

La empresa Drom-Cronobiología, especialista en el estudio de la cronobiología, ciencia que permite determinar a través del estudio de nuestros ritmos biológicos en qué momento del día hacemos mejor determinadas cosas, asesora a las grandes compañías argentinas sobre esta nueva tendencia, que permite a las empresas obtener mejores resultados, sustentables y equilibrados, respetando el bienestar de cada empleado.

Lo que se busca es el alineamiento integral entre la persona, el equipo de trabajo y la empresa, lo cual es monitoreado también por profesionales.

Es importante promover la práctica de hábitos de bienestar  a nivel corporativo, sobre todo si esto permitirá optimizar nuestro rendimiento en la oficina, además tomando en cuenta que en la actualidad muchas personas padecen de problemas para dormir, lo que afecta significativamente su calidad de vida, disminuyendo su actividad profesional  y social.

Estudios científicos de la Universidad de California demostraron que los empleados con trastornos de sueño y excesiva somnolencia diurna tienen un 70% menos de probabilidades de obtener una promoción laboral, como resultado del bajo rendimiento y productividad, en comparación con los individuos que logran alcanzar un sueño adecuado.

La investigación de Drom-Cronobiología arrojó que la privación del sueño está asociada a diversas alteraciones en los genes, que controlan los ritmos biológicos, y a modificaciones en la transmisión neuronal, el metabolismo y la respuesta inmunitaria. Esto se debe a que tener un buen descanso es una necesidad tan importante como comer o respirar, un fenómeno activo en el que la actividad del cuerpo no está reducida sino que es distinta a la de la vigilia.

En esta época en la que gastamos tanto tiempo pegados a nuestros dispositivos móviles, computadoras y televisores, donde la mala calidad de nuestro descanso afecta nuestra mente y repercute en nuestro estado físico, incrementando incluso nuestra irritabilidad, es magnífico que  las grandes organizaciones promuevan el bienestar entre sus empleados.

 



Deja tus comentarios aquí: