Dormir es todo un ritual

Dormir es todo un ritual

Para la gran mayoría, acostarse en la cama después de un largo día de trabajo puede ser uno de los momentos más placenteros. Placentero hasta que comienzas a cerrar tus ojos, pero te das cuenta de que el reloj sigue avanzando y que el insomnio te ha ganado.

Entender la importancia que tiene el ciclo del sueño es básico. Los científicos estadounidenses Kleitman y Aserinsky descubrieron en 1953 cómo se desarrolla el proceso de una noche normal mientras dormimos.  Es una intensa actividad cerebral que ocurre en cinco etapas.

En situaciones normales pasamos en pocos minutos desde la vigilia a la etapa I del sueño. Enseguida, alcanzamos el período II, en el cual las actividades del cerebro se tornan más lentas, el cuerpo se paraliza, desaparecen los movimientos de los ojos y se pierde la conciencia. En la etapa III, se relajan aún más los músculos. Luego, ingresamos al período IV en donde dormimos más profundo y pausado. Por ultimo, en la etapa V que es donde comenzamos a soñar.

Para poder cumplir a la perfección cada una de estas etapas, los especialistas sugieren que nos preparemos para dormir como si fuera un ritual. Estos son algunos consejos para poner en práctica antes de irte a la cama y decirle adiós al insomnio.

  • Todo parte de un buen colchón, que no sobrepase los seis años de edad y por supuesto una buena almohada.
  • Mantener el dormitorio limpio y ventilado, te llenará de buenas energías.
  • Comer de manera ligera dos o tres horas antes de irte a la cama es lo ideal, evita el café y las bebidas gaseosas. Sustitúyelo por una vaso de leche tibia o algún té caliente.
  • Dormir mientras el televisor esta encendido puede alterar tu sueño, algunos optan por tenerlo en la sala.
  • Intenta conciliar el sueño en el mismo sitio donde dormirás toda la noche.
  • No hacer ejercicios pesados. Si haces actividad física, ésta debe ser de baja intensidad y realizarse máximo 2 horas antes de dormir.
  • No tomar gran cantidad de líquido antes de ir a la cama. Las ganas de ir al baño te interrumpirán el sueño.
  • Cuando pasemos por situaciones complicadas, trata de meditar, orar, contar números o respirar profundamente inhalando y exhalando, por lo menos cinco veces.
  • Escuchar melodías suaves resulta beneficioso para muchas personas.
  • Y por ultimo, un buen baño de agua tibia puede relajarte.

La buena salud de nuestro organismo, el vernos y sentirnos más jóvenes depende, en gran parte, de tener un sueño reparador. Por esta razón los expertos recomiendan entre 7 u 8 horas de descanso. Te invito, al igual que yo, a seguir cada uno de estos pasos antes de irte a la cama y seguro  llegarás a tener dulces sueños.



Deja tus comentarios aquí: