Educación Positiva: Una manera diferente de educar

coaching-familia

El 10 de marzo, hace varios años, comencé a aplicar los conocimientos adquiridos durante toda mi vida, en un gran experimento, en cual sumé no solo mi intelecto, sino mis fuerzas, mi pasión y dedicación.

Nueve meses antes había estado trabajando fuertemente para que el proyecto diera inicio, y allí estaba, con un futuro en mis manos sonriéndome; el cual anhelaba fuese “Feliz”, no quería tristezas en mi vida, tampoco llantos que no fueran de alegría y dolor que no fuera de esfuerzo, solo quería ir caminando día a día a experimentar uno de los mejores regalos que me daba la vida.

Así sin más ni más, emprendí mi tarea de ser padre, lleno de miedos pero a su vez con miles de retos por delante, la meta; “Criar sin castigar”, “Corregir sin gritar”, “Amar sin golpes” y “Enseñar con Valores”.

Un modelo de educación diferente solo es posible, cuando sueñas que un mundo mejor también será posible. @norbeyrodriguez

Han pasado varios años desde aquel momento y la experiencia ha sido maravillosa, anhelo educar a mi hija para las habilidades tradicionales, para que descubra su felicidad, ejercer una educación basada en emociones positivas y fortalecer su carácter, para tener una hija llena de optimismo y con una actitud saludable, que consiga cosas que le ayuden a que le vaya mejor en la vida.

Una de las preocupaciones de todos los padres es como lograr enseñar sin causar efectos negativos en nuestros hijos, como lograr que no haya depresión en ellos por una mala corrección, no queremos que les pase nada malo a nuestros hijos, hoy en día la depresión es alrededor de diez veces más común de lo que era hace cincuenta años, esto ha incrementado la necesidad de enseñar de maneras diferentes para que nuestros hijos puedan crecer no solo en casa sino en su aula de clases de una manera correcta.

Generalmente los golpes que das en defensa propia, son la reacción de los golpes que has recibido durante toda tu vida. @norbeyrodriguez

Hace varios años descubrí la Educación Positiva, una nueva herramienta para educar mi familia y una estrategia para crear en las aulas de clase un ambiente caracterizado por una mayor atención y un pensamiento más positivo frente a la atención reducida y el pensamiento crítico y analítico de carácter negativo, este modelo educativo me permitía soñar con nuestros niños y jóvenes creciendo en amor, estimulando en ellos sentimientos de auto-eficacia y expectativas de éxito.

Este nuevo modelo de educación anhela aumentar la capacidad de nuestros jóvenes para manejar los problemas de día a día que son comunes como la depresión, la ansiedad y los problemas de conducta y de esta manera incorporar en las escuelas una enseñanza del bienestar, para aumentar la satisfacción en la vida y una ayuda para la mejora del aprendizaje y un pensamiento más creativo.

Un niño que crece feliz y amado aprende más y mejor. Es por ello que una educación basada en el bienestar, en la enseñanza de manejar los problemas y de expresar las emociones puede cambiar nuestro modelo educativo.

La educación positiva ofrece técnicas y herramientas a los padres para superar posibles situaciones futuras que puedan llegar a ser problemáticas para la familia, convirtiéndoles en los principales responsables de la educación de sus hijos, aprendiendo a educar y siendo capaces de reconocer posibles problemas que dan lugar a los comportamientos desadaptativos de sus hijos.

Muchos padres anhelan descubrir una clave mágica para ejercer una educación perfecta con sus hijos, lo cual es incierto, pero a través de este modelo de educación sí podemos mostrar límites y normas, y al mismo tiempo brindar libertad y crecimiento personal, mediante un clima de asertividad y negociaciones razonables.

Seguir consejos claves y pautas para educar en amor, logrará que no solo descubras un mundo posible, sino que tus hijos pueden ser felices.

La protección en exceso no es buena porque forma niños miedosos e inseguros, pero esto no quiere decir que seamos fríos, educar transmitiendo afecto, hará saber a tus hijos que estás ahí, decirles cuánto les amas y les cuidas aún desde la distancia, con amor y consejos, pero sin agobios. Ellos son parte de la generación del bienestar y al sentirse seguros y amados, darán mucho más.

Este nuevo modelo educativo permite a tus hijos explorar y les ayuda a aprender por descubrimiento, dejar que se equivoquen, que tropiecen, que rompan algo por error, que descubran cual sí y cual no por ellos mismos, les ayudará a entender que de los errores siempre aprenderán.

El afecto, El amor y el cariño son el motor principal de crecimiento. @norbeyrodriguez

Nuestro modelo educativo tradicional está basado en comparaciones, dejar a nuestros hijos el ser quienes sean, les afirma que cada persona es un mundo, para lo cual hay que ser pacientes, si tu hijo no aprende algo a la primera, si no hace las cosas exactamente como te gustaría. Él es otra personita, déjale crecer por sí mismo aunque no lo haga a tú manera, en ellos hay un potencial que anhela ser descubierto, y solo esto sucederá en la medida que lo permitas.

diapositiva12

Los primeros tres años de mi hija fueron de descubrimientos, luego de allí comenzamos a fijar normas, nos aseguramos que quedaran claras y llegado el momento no cedimos a sus chantajes, ni a rabietas, ni a llantos, para no perder el control, esto nos ayudó a mantener un clima de confianza.

Si tu hijo no se siente cómodo, va a dudar de ti y de todo lo que le digas. @norbeyrodriguez

Para nuestra hija, además de sus amigos, también somos sus padres. Esta libertad ha hecho que cuando tiene problemas ella misma lo dice, sin obligarla. Algunas veces se pierde el buen término de amigo, y algunos padres se hacen cómplices, lo que les resta su autoridad. Amistad y respecto son una buena clave de confianza.

Generalmente en nuestro modelo educativo aprendido por años, prohibimos para fijar normas, los niños no quieren policías a su lado y mucho menos que les prohíban lo que pueden o no hacer, antes de prohibir es importante cambiar nuestro leguaje de prohibición a un lenguaje positivo. En vez de decir; “Prohibido abrir la puerta de la nevera sin mi permiso”, frase en la que remarcas prohibición y autoridad, lo cual crea una idea de inferioridad, se puede decir “Cuando quieras abrir la nevera avísame”. Es el mismo significado pero suena mejor. De ahora en adelante prueba adaptar todas las frases de mandato que dices y cámbialas a positivo.

Cuando tus hijos hacen las cosas bien hay que hacérselo saber y felicitarles por ello, de modo que se sientan reforzados para volverlo a repetir.

Felicitar en vez de castigar es parte de este nuevo modelo educativo. Los castigos son más complejos de manejar, y no siempre dan buenos resultados porque llegan a acostumbrarse a ello y pierde el efecto que pretendíamos, cuando realmente deberíamos dar importancia a lo bueno para que se recuerde y se repita.
Nuestros hijos pueden no actuar siempre como se espera, o pasar por situaciones más complicadas de lidiar. Ante todo, apóyale, valora sus esfuerzos, anímale a seguir adelante y a demostrar lo que vale. Una educación en positivo es la forma más rica de crecimiento. No es una fórmula mágica, pero todos estos consejos pueden ayudarnos a encaminar mejor el desarrollo de nuestros hijos.

¿Cómo anhelas educar a tus hijos? ¿Cuál crees que es la mejor manera de educarles?

Cada padre elige la manera en la que le gustaría educar a sus hijos; yo elegí la Educación Positiva; y la verdad ha sido una de las mejores decisiones de mi vida, el mejor proyecto de emprendimiento; “ser padre”.

Tu amigo, @norbeyrodriguez

www.doctorfamilia.com.ve



Deja tus comentarios aquí: