Ejercitarse intensamente en corto tiempo ¿es lo mejor?

Es altamente conocido el beneficio de ejercitarse intensamente en periodos cortos de tiempo en lo que a pérdida de peso se refiere. Sin embargo, según investigadores de la Maastricht University en Holanda, solo mantenerse en movimiento por largos periodos de tiempo podría ser más beneficioso.

Pero ¿a qué se refiere con mayor beneficio? En el estudio de investigación se organizaron dos grupos: el primero sometido a ejercicio intenso en intervalos cortos de tiempo y el segundo a periodos más largos de caminatas o de simplemente mantenerse de pie. En ambos se gastaron cantidades similares de calorías, sin embargo,  en el segundo grupo, se logró obtener mejores niveles de colesterol y una mejor respuesta de la insulina. Hay que destacar que este grupo sustituyó seis horas de permanecer sentados por cuatro horas de caminata y dos de mantenerse en pie.

Y es que, según el jefe de esta investigación Hans Savelberg, permanecer mucho tiempo sentado no es nada saludable independientemente de la cantidad de calorías que se consuman diariamente con el ejercicio. Dicho de otro modo, si vas al gimnasio y te ejercitas vigorosamente durante treinta minutos pero el resto del día permaneces mayoritariamente sentado, entonces tu estilo de vida no es aun del todo saludable.

Savelberg dice “aunque treinta minutos de ejercicios te ayudará a quemar calorías, permanecer sentado por largo tiempo traerá efectos perjudiciales en tu salud” y ¿cuál puede ser la explicación a todo esto? ¿Por qué el simple hecho de mantenerse de pie puede ser un efecto beneficioso? Acá tiene cabida la expresión “o lo usas o lo pierdes”. Parece ser que estar de pie es una señal para el organismo de mantener su sistema fisiológico en equilibrio.

De acuerdo a un estudio publicado recientemente en Archives of Internal Medicine, permanecer sentado por largos periodos de tiempo incrementa el riesgo de muerte temprana. En este estudio se hizo un seguimiento a 222.497 ciudadanos australianos durante varios años. Durante el seguimiento se observó que aquellos individuos que permanecieron más de once horas por día sentados, tuvieron el mayor riesgo de muerte temprana por cualquier causa, seguido por los que permanecían sentados en periodos comprendidos entre ocho y once horas. Quienes se mantuvieron sentados menos de cuatro horas por día tuvieron el riesgo más bajo.

Este estudio nos dice que, disminuir el número de horas diarias que permanecemos sentados, tiene efectos beneficiosos en nuestro metabolismo –como por ejemplo mantener niveles adecuados de colesterol e insulina- sin embargo, no se puede afirmar que incida favorablemente en la prevalencia de enfermedades como la diabetes o enfermedades cardiacas.

Mi conclusión es que, si bien es cierto que ejercitarse al menos treinta minutos diarios, cinco veces por semana, nos ayuda a quemar calorías y mantener un sistema cardiovascular óptimo, esto no es suficiente. Debemos disminuir el número de horas que permanecemos sentados durante el día, mantenernos mayor tiempo de pie y caminando. Esto, asociado a una alimentación adecuada, equilibrada y suficiente, entre otras cosas, es lo que nos permitirá  decir que tenemos un estilo de vida saludable.



Deja tus comentarios aquí: