El amigo del primo de la hermana de Mengano y el poder de las redes

Pip pip –o alguna onomatopeya por el estilo- suena mi celular para dejarme saber que ha entrado un mensaje de texto. Es de una mamá alemana contándome que ha conocido a una argentina (por aquello de pertenecer al mismo gremio, el materno) y que en el encuentro ha dejado por accidente una pieza de ropa de su bebé en el cochecito de la otra. No sabe su nombre, pero que quién quita, que entre hispanos nos entendemos y que a lo mejor yo sé quién es o “conozco a alguien” que sí la conoce.

Conocer a alguien ayuda, así era en mi país de origen y así lo sigue siendo en los dos siguientes en los que he vivido. Ojo, no me estoy refiriendo a influencias ni a conseguir favores que vayan por encima –o por fuera- de la ley o la ética; aludo a la posibilidad de alcanzar objetivos o de solucionar problemas cuando nos apoyamos los unos a los otros.

Cuando te enfrentas a situaciones nuevas, que te sacan de tu zona de confort (como mudarte de país o ser padres) la habilidad de construir redes, de hacer nuevos contactos y de usar los que ya tienes es clave para que logres una adaptación exitosa: con disfrute y bienestar.

Son estas personas las que te ayudarán y apoyarán a resolver y atender tanto situaciones cotidianas como complejas: desde el dónde consigo tal ingrediente vital para esa comida que se te antoja hoy, hasta con quién puedo dejar a uno de mis hijos cuando el otro se enferma y debo ir a una emergencia.

Ejercita conocer gente: comienza por los que te llamen la atención, bien sea porque comparten idioma o los que te saludan en la parada del autobús. Escucha, sé curioso y genuinamente trata de conocer al otro. Ten presente que cuando pertenecemos a culturas diferentes puede tomar más tiempo encontrar similitudes.

Es normal sentirse incómodo si no estás acostumbrado a este tipo de interacción social, también es normal sentir temor al rechazo, lo importante es que esto no te detenga para intentarlo, te sorprenderá encontrar que la mayoría de la gente está buscando lo mismo: conectarse con otros.

Potencia tus redes ¿cuáles son sus necesidades, cómo puedes sacar mayor provecho de ellas? Meetup, por ejemplo, es cada vez más popular como plataforma para encontrar gente con intereses en común.

¡Ah! Y una vez establecido el contacto pide número de teléfono y/o correo, nunca sabes cuándo pueden resultar útiles.

Como ahora por ejemplo, recuerdo que hace un par de meses escuché a una mamá con un indudable acento argentino en el parque, me presenté y le pedí su número, pensando que quizás podíamos reunirnos para que los niños jugaran y practicaran el idioma. Le enviaré un mensaje pidiéndole ayuda con lo de la alemana. Quién quita, entre coterráneas se entienden y a lo mejor, quién sabe, ella conoce a alguien…



Deja tus comentarios aquí: