El amor no tiene etiquetas

Mucho de nosotros nos consideramos sin prejuicios, sin embargo muchos de nosotros sin querer hacemos juicios precipitados sobre las personas en base a lo que vemos: ya sea de raza, edad, sexo, religión, sexualidad o discapacidad. Los prejuicios; «sesgos implícitos» -tienen profundas implicaciones para nuestra forma de ver e interactuar con otras personas que son diferentes a nosotros.



Deja tus comentarios aquí: