El arte al rescate

“Los animales tienen un alma y la ignorancia genera maldad”, la comprensión extraordinaria del tema animal que muestra esta frase de Ana María Mazzei, artista plástica venezolana, da pie para que conozcamos una iniciativa de extraordinarios alcances: El arte al rescate. 

200 artistas plásticos, entre los que se cuentan Oswaldo Vigas, Ana María Mazzei, Luis Villamizar, Ángel Hurtado, se han sumado a la aventura que les propuso Mía Perdomo, artista, publicista y proteccionista de animales: Intervenir cada uno un huevo de avestruz para luego ser subastado y recaudar fondos con el fin de promover las adopciones en el estado Nueva Esparta de Venezuela y generar matrices educativas que provoquen el mejoramiento de las condiciones en las que se encuentran, no sólo los animales en condición de calle, sino los que tienen “hogar” y son maltratados, abandonados cuando envejecen, enferman o se reproducen. 

asdrubal-marot-huevo-avestruz

La situación de abandono y crueldad en la que se hallan miles de animales en la “Perla del Caribe” se ha hecho cada día más evidente y mientras más animales callejeros hay, mayores los problemas que van desde la miseria y el dolor de cada ejemplar canino y felino en la calle hasta la salud pública, pues no existen políticas de salud animal en Venezuela, medicina veterinaria a bajos costos y que incorpore a los animales sin hogar. Estas son las razones que estimulan a Proamar y a la Fundación de Artistas Protectores de Animales que se han dado a la tarea de esterilizar perros callejeros -cada dos meses cuentan más del centenar de perros operados que luego deben ser devueltos a las calles porque no tienen hogares de tránsito (temporales) ni definitivos y menos aún refugios donde acogerlos. Si conocemos las ventajas de los perros mestizos, adultos y cachorros, su fortaleza, su belleza única, surgirán mayores oportunidades de adopción. Basada en la necesidad de educar, sensibilizar a la población margariteña en primer término y a todo el que conozca el proyecto, Mía Perdomo usa la figura del huevo, como generador de vida, como génesis para que el arte vaya en pos del altísimo objetivo de ayudar a otros, en este caso, a quienes no tienen voz, pero que cada vez se hacen más presentes y visibles a través del trabajo de proteccionistas y conservacionistas. 

huevo-original-de-avestruz

En Nueva Esparta, como en el resto del país, hay varias granjas de avestruces cuello negro, de esas granjas salen los huevos que se usarán para las intervenciones; vale decir que estos huevos no fueron fecundados y casi todos usados en “tortillas”, como dice Mía, jocosamente. De tal manera que el formato en el que trabajarán los artistas no representa atentado alguno contra la vida de un bebé avestruz, antes bien, lo que sería desechado (el cascarón), será convertido en una obra de arte que al ser subastada en mayo en la Galería de Odalys Sánchez, nutrirá los fondos para educar, promover el trato amable a los animales, esterilizar, adoptar… adoptar… adoptar… Así de insistente, así de persistente el empeño de estos artistas capaces de imaginar y crear mundos mejores.

Hablamos con Ana María Mazzei y ella nos comentó que “El estado lamentable de los perros en Porlamar y Pampatar siempre me conmovió de manera fuerte y profunda y como a mí, a varias personas que conozco, que incluso llevan paquetes de comida en su carro y se paran a alimentar a los animales del camino, a los estropeados, con sus patas cojas, y van dándoles de comer, pero eso es a manera personal. A raíz de encontrarnos con Mía Perdomo se consolidó este sentimiento de rescate y protección a los animales, especialmente a los perros, tan castigados en la isla de Margarita. Mía quiso hacer algo más atractivo para el público y así surgió la idea de los huevos de avestruz para vender, obtener beneficios y crear una asociación que eduque respecto al buen trato que merecen los animales. Los animales tienen un alma y la ignorancia genera maldad. Hasta ahora se han esterilizado a muchos perros en las playas, porque hay perros que son playeros (risas), en las playas de Manzanillo, Parguito, Playa El Agua con la Red de Apoyo Canino, que siempre ha sido muy solidaria con el movimiento, además de movilizar a sus veterinarios para esterilizar a bajo costo a los animales sin dueño”.

carlos-zerpa-huevo-avestruz

Igualmente, Luis Villamizar, artista venezolano, quien además ha rescatado a varios perros con quienes comparte su vida, nos comentó: “La gente debe saber. Es cuestión de promoción. Es como lo que hago con los indígenas yekuana: promocionar su cultura. Si promocionamos la adopción, que no se agreda a ningún animal; si promocionamos la compasión por los seres vivos, ayudamos y nos hacemos mejores personas. El hecho de tener perros y conciencia de ellos, me ha enternecido. No había visto la vida de esta manera. No sabía hablarle a los niños y mis perros me han enseñado, con ellos me derrito. Aprendí a hablar ñongo, con ternura. Yo era una persona normal y ahora soy empalagoso y tierno. Creo que los animales te enternecen la vida. Lo que aprendí es que me despiertan un cariño que no sabía que tenía, aprendí de responsabilidad”.

Concluyó Luis diciendo “El arte es útil para el alma y el alma se enriquece, se alimenta y ayudar a otros fortalece el alma”.

La vida empuja, esa es una verdad inmensa y por amor a la vida ocurren maravillas y milagros que generamos los seres humanos. Si quieres formar parte de ese milagro y conocer más sobre El arte al rescate visita:

El Arte al Rescate  

[email protected] 

04145179716 (Mía Perdomo)



Deja tus comentarios aquí: