El arte de merecer

Eres el artista de tu vida. Cada momento dibujas en tu mente los eventos que deseas y aquellos que vas realizando. ¿Estás haciendo de tu vida un verdadero arte? Si ves tu vida como un lienzo en blanco y tú el artista que comienzas a pintar en él ¿qué crees que merecerías tener? ¿qué dibujarías? Hay quienes creen que no son merecedores de algo o de alguien. Te recuerdo que estar aquí ya te hace merecedor de cumplir tus sueños.

Todo tiene que comenzar por uno, estamos muy acostumbrados a buscar afuera lo que tenemos dentro. Buscamos amor y somos amor; buscamos paz y somos paz; buscamos alegría y somos alegría. Somos lo que decidimos ser en todo momento. Quienes sienten que no son merecedores pueden  estar siendo limitados por algunas creencias. Muchos de los mensajes que nos decimos son repeticiones de lo que escuchamos en nuestra infancia y pasamos la vida sin cuestionarlos. ¿Qué aceptas como cierto que hoy te limita?

Busca primero en tu interior el amor y llegará el que te complemente. Reconocer lo bueno que hay en ti, te hace amarte, comprenderte y te motiva. Sé observador de ti mismo y pregúntate ¿qué deseo tener? ¿qué estoy haciendo para conseguirlo?

Cuando asumes el importante papel que desempeñas en tu vida, comienzas a llenarla de significado y a valorar tu tiempo en la tierra. El tener la vida es un regalo y ahí comienza el merecimiento. Cada instante es una nueva creación. Cuando te centras en ti con humildad y aceptación, te das cuenta de las oportunidades que tienes y  de cuanto vales.

Comienza por celebrar cada logro, por amar todo lo que eres, con tus aciertos y desaciertos. Disfruta más de ti, de tu compañía. ¡Deja de decirte si tuviera esto o lo otro sería diferente! Eres todo, tienes un tesoro dentro para conseguir lo que deseas. Tus logros de hoy están porque de alguna manera creíste que los merecías.

Comprende que más allá de la realidad que estés viviendo ahora, mereces lo mejor. Eleva tus aspiraciones y concédete el permiso de recibir todo lo bueno que la vida tiene para darte. Cada noche antes de dormir visualiza tus metas y cada mañana levántate para alcanzarlas. Comienza a decirte y sentir YO MEREZCO TODO LO BUENO EN MI VIDA.

 



Deja tus comentarios aquí: