El arte de tomar fotos a niños

En estos tiempos en los que cargar una cámara es tan fácil como llevar un celular en el bolsillo, los padres nos hemos convertidos en verdaderos paparazzi de nuestros pequeños.

Yo, que no solía inmortalizar cada celebración con imágenes ahora que soy mamá tomo fotos casi permanentemente. Y es que cuando los hijos están chiquitos son muchos los logros por retratar: el día en que probó los alimentos sólidos, cuando aprendió a gatear, a caminar, el primer día de colegio y así un largo etcétera.

Ahora bien, quien ha intentado retratar a un niño sabe que no es tarea fácil. A veces no ven a la cámara, se mueven demasiado y no siempre tienen ganas de sonreír. Por eso, Eva Marie Uzcátegui, mamá de una niña de un año y fotógrafa para Casi Famosos Fotografía, comparte algunos consejos:

  • 001_Niños_CasiFamososFotografia_Natalia__07A4426La mejor cámara será la que puedas llevar contigo en todo momento. Las compactas son una excelente opción, pero no olvidemos los teléfonos celulares con cámara que están siempre con nosotros.
  • La paciencia es clave. No pienses que a la primera toma la foto será perfecta. Espera y haz muchas para que tengas de donde escoger.
  • ¡Agáchate! Ponerse a la altura de ellos es indispensable. De esta manera no los fotografías desde arriba y puedes verlos a los ojos.
  • Aprovecha la luz natural que tengas disponible. Fotografiarlos cerca de puertas y ventanas ayuda a evitar sombras fuertes. El uso de flash no es muy indicado en los niños porque los molesta y en ocasiones los asusta.
  • Cuando hacemos fotografías al aire libre, es importante evitar las horas entre las 10:30 am y las 3:30 pm aproximadamente. La luz es muy fuerte y crea sombras en la cara que no son agradables. Además a ellos les molesta el sol.
  • ¡Llamar su atención! A veces basta con sólo fingir que toses o estornudas, pero recuerda que se distraen rápidamente. Colocar objetos graciosos en la cámara puede funcionar, hacer sonidos chistosos (como los de los animales), cambiar voces, etc.
  • No los presiones. Dejarlos ser ellos (espontáneos) es ideal. Si vas a realizar un retrato y quieres dirigirlo, es recomendable darles instrucciones simples y precisas y  estar listos para hacer “click”.
  • El mejor momento para fotografiarlos es durante sus rutinas: comiendo, durmiendo, en la hora del baño, jugando, leyendo, haciendo la tarea.
  • El mejor lugar será siempre la casa, porque se sienten cómodos. Los parques y la playa son también ideales.
  • Es importante prestar atención a los objetos que están en la escena. No queremos que nada sea más importante que ellos en la foto.
  • Para tener fotos increíbles no necesariamente tenemos que estar siempre de frente a ellos… cambia tu punto de vista y descubre cosas nuevas. No te olvides de los detalles: manos, pies, ojos, hombros.
  • Haz fotos en la medida de lo posible a diario. Cambian y crecen tan rápido que querrás recordar cada etapa.
  • Observa referencias como este trabajo en el que fotógrafos profesionales capturan el día a día de sus hijos.

Para estas y otras ideas que facilitarán tu trabajo como mamá sigue en Twitter, los viernes a las 6:30 pm, el hashtag #TandaCreativa.



Deja tus comentarios aquí: