El Ayuno – Parte 2

El Ayuno - Parte 2

La ciencia moderna también le tiene un lugar preponderante al ayuno, especialmente la medicina anti-envejecimiento, se ha demostrado que la restricción calórica es un componente importante en la longevidad. El ayuno puede ser sin duda, si se realiza adecuada y controladamente, un eficaz método de curación, limpieza, desintoxicación, purificación y regeneración. 

Es importante aclarar que durante el ayuno el cuerpo no deja de alimentarse sino que lo hace de sus propias reservas, y como no necesita gastar energía en el proceso de digestión y asimilación de nutrientes, guiado por su inteligencia interna, el organismo canaliza esa energía para el proceso curativo y para eliminar sustancias de desecho. Aunque el ayuno en si, realmente no cura. Es el cuerpo el que se cura mientras ayunamos, durante éste, las células, tejidos y órganos viven un verdadero rejuvenecimiento. Una de las características propias del ayuno es que disminuye o prácticamente elimina las tensiones musculares, que incluso han sido originadas por tensiones emocionales y psicológicas y éstas bloquean la libre circulación de la energía por el cuerpo, el ayuno ayuda a que la energía fluya y la persona pueda recuperar energía vital. 

Cuando ayunamos el cuerpo puede movilizar los químicos, desechos, toxinas, por el contrario, el sistema linfático y la sangre, no pueden limpiarse y desintoxicarse si no le damos un descanso. Ayunar desencadena un proceso de desintoxicación, también porque moviliza tus reservas de grasa y en ésta están presentes los materiales en el que se almacenan muchas de las toxinas. En un grado mayor la grasa a movilizarse será la grasa visceral, que es la que envuelve los órganos abdominales en lo más profundo de tu cuerpo, no es la grasa del vientre -belly fat- (aunque ésta, si tienes acumulada en esa área, va a reducirse). La grasa visceral a veces ni se ve ni se siente, puedes tener un abdomen plano y tener grasa visceral oculta. Esta es muy peligrosa para la salud ya que está relacionada con enfermedades cardiovasculares, Diabetes tipo 2, Alzheimer, colesterol alto. 

Como ves, ayunar es un gran regalo para tu salud y tu vida. Sin embargo, es necesario e importante si lo haces de una manera controlada y de acuerdo a tu condición de salud de actual, así como tu naturaleza/biotipo predominante, que en Medicina Ayurveda se llama Dosha. En mi artículo anterior te expliqué que en consulta de Estilo de Vida en Ayurveda evaluamos a cada persona de acuerdo a su Dosha predominante para indicarle el tiempo de ayuno adecuado. Esta guía que describo abajo, es solo una referencia. Debes consultar con un profesional de Ayurveda y con tu medico principal para tu caso específico. 

Puedes adoptar tres maneras de integrar el ayuno en tu vida: 

  1. Ayuno intermitente que puedes hacer a diario, entre 12 y 16 horas.
  2. Ayuno de líquidos de 24 horas cada semana. 
  3. Ayuno líquido de 2 ó 3 días máximo con cada cambio de estación.

Está pendiente de mi siguiente artículo, la próxima semana, porque te haré una lista de beneficios específicos que nos provee la práctica del ayuno para nuestra salud física, mental, emocional y hasta espiritual.

¿Pero qué me dices?  ¿No te vas ya entusiasmando con la idea de ayunar? Cuéntame abajo en los comentarios.

Foto creado por 8photo – www.freepik.es



Deja tus comentarios aquí: