El bicarbonato: tu mejor nuevo aliado

Probablemente lo recuerdas por la mención que se hacía en casa de tu abuela, en la niñez, con ese nombre tan raro y largo; o quizás llegaste a ver un potecito pequeño que tu curiosidad infantil agarró para descubrir un insípido polvo blanco dentro.

El bicarbonato es más que un insípido polvo blanco, habrás descubierto ahora en la adultez. Si no es así, te lo enseñamos para que refresques la memoria y aprendas cosas nuevas que capaz no sabías. Está lleno de propiedades y te llenará de beneficios porque ayuda a tu organismo a mantener los niveles de pH adecuados:

Para la salud:

  • Alivia la indigestión: un cuarto de vaso de agua, el jugo de un limón, y una cucharadita de bicarbonato.
  • Mezclado con agua y aplicado en el cuerpo, es excelente para las quemaduras de sol y el despellejamiento.
  • Remoja tus uñas por cinco minutos en agua con bicarbonato, y dile adiós a los hongos y las manchas.
  • Alivia el dolor de la amigdalitis y acelera su proceso de curación.
  • Haz una mezcla viscosa de bicarbonato y agua, colócalo en el cepillo de dientes, y limpia tu boca: dejará tus piezas dentales más blancas, y a tus encías fortalecidas ante males como la gingivitis.
  • Equilibra los niveles de pH en el organismo. Los desniveles en la presencia de esta sustancia en el cuerpo están asociados a enfermedades como la osteoporosis, la artritis y el cáncer.

Para la belleza:

  • Sirve como exfoliante facial.
  • Sirve para combatir la aparición de barritos y espinillas.
  • Mantiene la cutícula suave.
  • Desmancha las axilas.
  • Sirve como loción desinfectante para después de afeitarse.
  • Da mayor tersura a la piel de los codos y las rodillas.

(Utilízalo aplicando agua tibia en las zonas deseadas, y después realiza un suave masaje con el bicarbonato en polvo).

Para el hogar:

  • Da brillo a los objetos cromados.
  • Desinfecta el sanitario.
  • Desaparece el moho de las cortinas de baño.
  • Remueve manchas de crayón y bolígrafo.
  • Si deseas limpiar tu lavadora, haz un ciclo una vez al mes con agua y bicarbonato.
  • Da brillo a los vidrios o metales.
  • Elimina las manchas negras del lavaplatos.
  • Mantiene las ollas como nuevas.

(Utilízalo con agua y aplícalo con un atomizador para limpiar con un pedazo de tela)



Deja tus comentarios aquí: