El cambio es ahora

chica-caminando-por-el-campo_426-19324058

Por lo general, los grandes cambios de la historia suceden tras llegar a un punto inaguantable en el que los actores toman decisiones con respecto a sus escenarios y/o con respecto a ellos mismos. Aunque pueden decidir para mal o para bien, también por lo general es para seguir evolucionando. Tal es el caso que sucedió hace 103 años cuando, luego del incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist en Nueva York, en el que decenas de jóvenes trabajadoras perdieron la vida, se iniciaron las conquistas de reformas que mejoraron la seguridad de las mujeres, primero, en el ámbito laboral, y luego en el social y político, llegando alcanzar, inclusive, el derecho al sufragio.

Lo mismo suele suceder con el ser humano. Los grandes cambios en la vida de cada persona se dan después de haber vivido una experiencia contundente; una vez allí, en medio del derrame causado por la última gota que cayó al vaso, comienza una revolución capaz de mover los cimientos más sólidos del ser, y es entonces cuando varían los resultados, cuando los panoramas pasan a ser otros. Pero, hoy por hoy, cuando hasta un Día Internacional de la Mujer tenemos y las condiciones están cada vez más dadas para auspiciar grandes cambios en nosotras mismas, ¿por qué esperar a que suceda esa experiencia irrebatible para convertir lo que verdaderamente quieres convertir? ¿Por qué esperar los finales no felices para dar inicio a una nueva y mejor historia?

Es posible que no se trate de un cambio apoteósico, si no que más bien lo que deseas es una simple renovación de look, o quizá quieres algo más sustancial, como romper de una vez por todas con esos hábitos nada saludables que tienen en riesgo tu salud, o terminar con esa relación de más carencias que amor. Sea lo que sea que quieras cambiar, ahora es el momento de hacerlo, transformando lo único que eres capaz de transformar: tú misma, y una vez empieces por ti, entonces también verás los cambios a tu alrededor. Tú, mujer, tienes la magia de hacer brillar todo lo que a tu paso se encuentre si así lo quieres, no esperes que el hastío llegue a tu vida para ir en busca de lo que te inspira, no esperes que ocurra un incendio para decidir cambiar eso que desde hace tiempo no te funciona; siempre será más fácil hacerlo ahora que en medio de las cenizas.



Deja tus comentarios aquí: