El cambio está en nuestras manos

El cambio está en nuestras manos

Los finales representan en sí mismos una compleja gama de emociones. Muchas son las personas que internalizan dicho proceso como algo negativo, nostálgico e incluso trágico. Tomando en cuenta lo dicho anteriormente hablemos sobre el final de un año, el cierre del círculo, el final de un ciclo. La angustia que esto puede llegar a representar en las personas se evidencia claramente en los intentos desesperados por lograr todo cuanto puedan antes de que cierre el ciclo, y ni hablar de las largas y apuradas listas que podemos llegar a realizar con propósitos alejados de la realidad de cada uno.

Estos propósitos planteados para el siguiente año (nuevo ciclo), en la gran mayoría de los casos, no llegan a materializarse, pues están basados en proyecto o metas alejadas de la realidad. Un ejemplo claro de ello es el tema de nosotras las mujeres con “año nuevo, vida nueva, peso nuevo”. Nos matamos en el gimnasio durante los primeros meses del año; luego, en algún punto de la tan anhelada meta perdemos el norte, y ya hacia el último trimestre del año corremos desesperadas a cuanta dieta, régimen o los tan famosos challenges, y junto con ello una necesidad imperiosa de mostrar ante el mundo que lo hemos logrado (de ser el caso contrario ni una foto subimos a las redes). Esa necesidad de aprobación y de encajar no es del todo negativa, siempre y cuando la última palabra sea de la persona más importante: . Una clave para lograr que estas metas sean reales y alcanzables es trabajar primero y de forma consciente a dónde queremos llegar. Luego, plantearnos de qué forma llegaremos allí, educándonos cada día para poder entender el proceso por el cual atravesamos. Si tu tema es, por ejemplo, bajar de peso, llevar una vida más sana y consciente, entonces, comienza por aceptarte tal cual eres (con rollitos y todo), no iniciar proyectos para luego abandonarlos, tomar decisiones en función de los objetivos y aprender todo lo que puedas de esta experiencia siempre aceptando para poder llegar a ser plenos.

Imagen de TeroVesalainen en Pixabay



Deja tus comentarios aquí: