El cuerpo pránico

“Tu atractivo no está basado en tu maquillaje, tu vestimenta, tus joyas, tu manera de hablar. Cuán lento respiras es tu atractivo”. Yogi Bhajan

Luego de unas semanas de receso, continúo con la serie de entregas sobre los cuerpos sutiles. Esta semana le corresponde al cuerpo pránico. ¿Qué es prana? Prana es la energía vital que obtenemos cuando respiramos, cuando comemos, también la recibimos al tocar a otra persona. En esta ocasión me centraré en el cuerpo pránico a partir de la energía que recibimos cuando respiramos; este cuerpo se representa con el símbolo del infinito (un ocho acostado).

La vida empieza en una inhalación cuando el bebé llega al mundo y deja de alimentarse del cordón umbilical de su madre para empezar a respirar por su cuenta, y termina en una exhalación. Cuando naces y eres un bebé respiras correctamente, llenando el estómago de aire, luego el pecho y por último la parte alta donde se encuentra la clavícula y exhalas empezando por la clavícula y terminando por el estómago (a la inversa de cuando inhalas).

Pero ya en la vida adulta se nos olvida respirar largo y profundo, y la respiración se vuelve superficial; es ahí cuando no le llega oxígeno al cerebro y nos empezamos a sentir cansados, desanimados, sin energía, deprimidos e intentamos satisfacer esta falta de oxígeno en el cerebro consumiendo dulces, fumando, bebiendo alcohol o alimentándonos mal y en exceso. Todo lo que lleva a las adicciones se da por no saber respirar y así como se manifiesta de esta manera también se cura prolongando nuestra respiración por minuto.

De acuerdo a las enseñanzas de Yogi Bhajan “se requieren solo ocho respiraciones por minuto para tener autocontrol. Una persona que respira ocho veces por minuto vive con salud, la capacidad del cuerpo para sanarse se eleva, puede guiar su destino y hacer su propio camino. Al conquistar tu ritmo de respiración estás conquistando tu actitud mental y tu comportamiento. Dar longitud a nuestra respiración se puede lograr practicando alguna técnica de respiración (pranayama) que permita tener inhalaciones y exhalaciones más prolongadas que las habituales”.

Entre más larga la respiración, más larga la vida y más oportunidades. La respiración debe expandir la parte inferior de los pulmones para oxigenar correctamente la sangre. Y es que la capacidad de estar inspirado o expresivo depende de tu ritmo de respiración.

El desarrollo del cuerpo pránico en tus hábitos de respiración consciente te da la capacidad de sanarte a ti mismo con tu propia energía vital, ya que adquieres el control de tus células y de tus glándulas a la vez que puedes sanar a otros, porque una respiración tranquila, larga y profunda puede lograr calmar la psique.

Un ejercicio sencillo para tomar conciencia de tu respiración es empezar inhalando en diez tiempos, retienes el aire adentro de tus pulmones en diez tiempos y exhalas en diez tiempos, (los tiempos se cuentan mil uno, mil dos, mil tres, etc.) para ser más precisos con los segundos. Esto para una respiración de treinta segundos, es decir dos, respiraciones por minuto. Si tu capacidad pulmonar es más amplia puedes hacer la respiración inhalando en veinte, retienes en veinte segundos y exhalas en veinte segundos, para una respiración de un minuto. Lo puedes hacer varias veces en el día, para bajar el ritmo de tu respiración, hacerla más consciente y también lo puedes hacer cuando te sientas agobiado, agitado o intranquilo. Verás que basta con unos minutos al día para empezar a ser más consciente de cómo respiras y de los beneficios que aporta a tu salud.

Sat nam,



Deja tus comentarios aquí: