El cuidado de los familiares mayores

El cuidado de los familiares mayores

Estos días una gran amiga me dijo: “Mi mamá se ha convertido en mi nietita”, esto porque su mamá está tan mayor que mi amiga le cambia los pañales, la persigue para que coma y la ayuda a bañarse.

Entendiendo que su expresión venía cargada de ternura, pero, como Constelador Familiar le comenté que en la tercera edad de los padres, cuando los hijos nos responsabilizamos de sus cuidados, algunas veces esto es llamado la “inversión de roles”, sin embargo, es necesario que recordemos que la jerarquía dentro del sistema debe prevalecer por siempre.

Siempre nuestros papás serán nuestros papás, aunque tengamos que cuidarlos.

Ayudar a nuestros familiares a que tengan una edad adulta más tranquila es una labor que puede resultar muy aleccionadora, pero que, por sobre todo, amerita un profundo cariño.

Recordemos que gracias a ellos tenemos la vida y que agradecer es clave de buena vida y buena salud. A la vez, en la vejez ya somos sabios en muchos aspectos, y podemos aprovechar para aprender de nuestros familiares mayores.

A cualquier edad podemos agradecer el pasado, el presente y el futuro, y siempre tenemos pasado, presente y futuro, en cualquier plano, como a la vez, siempre, siempre, podemos agradecerlos.



Deja tus comentarios aquí: