El dilema de levantarse tempranito a correr

El dilema de levantarse tempranito para ir a correr o quedarse en la cama abrigadito y calentito nos pasa a todos; a los deportistas y a los que no lo son tanto.

Hoy fue uno de esos días en los que la flojera peleaba con mis deseos de deporte. Además no había dormido muy bien y a partir del mediodía una tonelada de tareas domésticas esperaban por mí. Entonces, ¿por qué no quedarme envuelta en mis deliciosas sábanas un ratito más? ¿Me levanto o no? ¿Será que el remordimiento puede más que mi sueño? El caso es que al final entre decidir hacer una cosa o la otra mis ojos estaban abiertísimos ¿y yo? pues muy despierta.

7 y media de la mañana del domingo, con banana en una mano y botella de agua en la otra me dispuse a ejercitar mi cuerpo. Pero ¿a dónde me dirijo? Comienza el nuevo dilema. Tiene que ser un lugar que me motive a correr, donde pueda respirar aire fresco, un lugar que esté lleno de color, en el que pueda percibir el aroma de la brisa, el verde de las hojas. Que sea amplio, largo, bonito pues.

Allí donde puedan entender todo lo bueno y lo imposible. Un lugar que me llene de energía para poder continuar con todas las cargas que implica la semana que está por venir, donde mis cinco sentidos estén alerta percibiendo cada instante a mi alrededor. Un lugar donde pueda soñar, resolver, y mirar a través de una lupa la grandeza de mi misma con suficiente humildad para no caer en la vanidad.

South_beach_2Hoy deseo estar en movimiento para contemplar, en vez de sentarme a observar como suelo hacerlo. Quiero  que la brisa golpee mi cara y cepille mi cabello con el fin de hallarme libre.

Correr me hace sentir así, libre de pensamiento, con suficiente fuerza para continuar adelante, poderosa.

En esta mañana espectacular de domingo, continúo pensando en ese destino el cual hará de mi recorrido uno de los más perfectos del mes. Ese espacio para ejercitar mi mente y cuerpo que ha sido capaz de sacarme de mi cama sabrosa y otorgarme algo maravilloso…. Y ¡miren lo que encontré!

Ya tengo demasiadas ganas y comenzar a vivir, perdón, quise decir comenzar a correr.



Deja tus comentarios aquí: