El dinero en el siglo XXI

La semana pasada hablamos de la creencia limitante de ver el dinero como algo cada vez más escaso. Para quienes realmente están atentos a lo que está ocurriendo, el mundo se está convirtiendo en un asombroso lugar lleno de oportunidades sin fronteras. Aunque no lo creas, las estructuras básicas de la relación con el dinero están cambiando, y en este artículo te comento las más obvias que ya estamos experimentando.

Banca, no banco

¿Cuándo fue la última vez que hiciste una transacción bancaria? ¿Cuándo fue la última vez que visitaste el banco? En los años 70 la única forma de realizar transacciones bancarias era a través de la agencia bancaria. En los años 90 apareció el cajero automático, lo que permitió a la gente obtener dinero sin interacción con los empleados. Comenzando este milenio ya internet era un medio formal para realizar transacciones bancarias.

En el año 1994 Bill Gates aseguraba que la “banca es necesaria, pero el banco no”. Ya para el año 2016 el grupo financiero ING declaró que realizaría una transformación digital de su sistema, lo cual produjo la baja de 7.000 empleados a nivel mundial. Apenas comenzamos a ver lo que Brett King llama la “Banca 3.0”, que permite transferencias de fondos a nivel mundial en segundos y por costos irrisorios.

Es un medio, no un fin

“Estudia para que tengas un buen trabajo y ganes bien”, esa era la consigna de nuestros padres durante los años 70, 80 y 90. Si algún empleado del grupo ING se superespecializó buscando cumplir con esta premisa, el año pasado se tropezó con la realidad: los títulos ya no generan dinero. Peor aún, ya ganar más dinero ni siquiera es sinónimo de una vida satisfactoria.

El número está claramente definido: el dinero te genera satisfacción hasta lograr un ingreso anual de 75.000 dólares americanos. A partir de este punto se rompe la relación entre el dinero y la felicidad, por lo que deben buscarse formas alternas de sentir plenitud y satisfacción personal. ¿No me lo crees? Entonces, consulta el estudio realizado por el premio Nobel Daniel Kahneman y publicado por la Academia Nacional de Ciencias.

Es global, no local

Ahora la pregunta es: ¿cómo tener una relación con el dinero acorde a la realidad de este milenio? La respuesta es sencilla: desconectarte de lo local para convertirte en un ser global financieramente hablando. Esto lo sabe una élite silenciosa que se mueve alrededor del mundo con una vida simple, pero con la libertad más envidiada por cualquier ser humano.

Esta élite no tiene nada que ver con ningún ente de poder ni de fama, y viven la vida en mochila por el mundo. Se les llama nómadas digitales y tienen la capacidad de producir sin depender de un sistema económico, ni político, ni social. Están en todas partes y en ninguna a la vez. Su único deseo es disfrutar, conocer, viajar y descubrir el planeta. Viven simple, pero saben generar ingresos mejor que cualquier erudito corporativo.

Los cambios cada vez son más evidentes, pero cuando estamos ocupados viviendo bajo las premisas del siglo pasado, nos aparecerán oportunidades que dejaremos perder. El mundo está dando un salto cuántico en la relación con el dinero, pero una gran mayoría sigue escalando la montaña equivocada. Esperemos que no sea tarde cuando se den cuenta de ello.

En el próximo artículo hablaremos de profesiones insólitas que no existían hace cinco años, y te enterarás, con los números en la mano, de lo que estas personas están generando. Hoy más que nunca, la abundancia, las oportunidades y el dinero está disponible para todos… por igual.



Deja tus comentarios aquí: