El divorcio es nocivo para el ambiente

Ya hemos escuchado, si no vivido en carne propia, el efecto de un divorcio en los niños y en las finanzas personales, pero ¿alguna vez hemos pensado en el impacto de un divorcio en el medio ambiente?

Pues, Jianguo “Jack” Liu y Eunice Yu, dos profesores de la Universidad de Michigan, se venían haciendo esa pregunta desde hace muchos años y luego de dos décadas de investigaciones, relacionando las tendencias sociales y el impacto en el medio ambiente, llegaron al tema del divorcio.

Resulta que sólo en Estados Unidos y debido a los divorcios, se han creado 38 millones de habitaciones extras, con los costos de calefacción y electricidad que ello significa. Además estas casas consumen 73 mil millones de kilovatios-horas de electricidad y 627 mil millones de gallones de agua que podrían ahorrarse en una casa familiar.

Alrededor del mundo, el número de divorcios ha aumentado y cada vez que una familia se disuelve, el resultado son dos casas. El estudio, que se realizó en 11 países, muestra que un hogar de casados usa los recursos de una forma más eficiente, ya que normalmente se utiliza la misma cantidad de calefacción o aire acondicionado vivan allí dos o cuatro personas; además pueden compartir el televisor, la radio, la cocina y el refrigerador. Y al hacerle seguimiento a los divorciados que vuelven a casarse, se encuentra que el impacto en el en el medio ambiente se reduce.

Pero no es sólo el efecto directo de la pareja que se separa, sino que además, debido al incremento de divorcios, también ha aumentado el número de personas que lo piensan dos veces antes de dar el gran paso, y por lo tanto, aumenta el número de personas que viven solas por más tiempo.

Según el profesor Liu, “la gente viene hablando de proteger el medio ambiente y combatir el cambio climático, pero el divorcio es un factor que se ha pasado por alto y debe ser considerado” Además agrega que no es una condena a los divorcios sino que vivir con otros es más amigable para el ambiente.

¿La recomendación de los especialistas?¡ Enamórese de nuevo! Si no, al menos considere compartir la vivienda con alguien más. La cohabitación significa menos expansión urbana descontrolada, menos impacto ambiental y seguro que también tendrá un efecto positivo en el bolsillo.

 



Deja tus comentarios aquí: