El dolor de rodillas puede estar asociado a tu propia rigidez ante la vida

El dolor de rodillas puede estar asociado a tu propia rigidez ante la vida

No busques culpables externos para el dolor de tus rodillas, comprende que necesitas ser más flexible contigo mismo y con la vida.

Las rodillas hablan de nuestra capacidad para inclinarnos, ser flexibles. Nos permiten sentarnos, avanzar, subir y bajar escalones, así como hacer otros movimientos que apreciamos para que nuestro caminar por la vida sea fluido y armonioso. Sin embargo, las emociones también se manifiestan en las rodillas, sobretodo la rigidez y la obstinación.

Desde la mirada de la biodescodificación, la rodilla derecha, está vinculada con la autoridad no material del padre y la izquierda, con la autoridad material de la madre, en términos generales. Pero ellos no son los responsables de tu dolor, es la manera como has decidido percibir las cosas y reaccionar ante ellas, se trata de tu orgullo y de tu falta de flexibilidad. Se trata de un conflicto de desobediencia en el que te ves forzado a obedecer y sientes que “tienes que arrodillarte”, es decir someterte, ceder o abandonar la lucha.

En el caso de los deportistas, podría darse un conflicto de desvalorización deportiva vinculado al movimiento de la rodilla y a la percepción de “tener que someterse a la voluntad del entrenador” o a la frustración de perder un partido, etc. Quejarse todo el tiempo de dolor en las rodillas es parte de una actitud arrogante, orgullosa y obstinada en busca de la justificación de la tensión y la rigidez en tu vida.

¿Porqué cuesta tanto sanar de las rodillas?

Porque para algunas personas, aprender a doblegarse, arrodillarse, ser flexible y ceder en algunas contiendas de la vida significa perder su orgullo, ser derrotado, y rendirse, no es una opción que los honra. Sin embargo, debes saber que todo eso es parte de una estructura mental y de un sistema de creencias limitantes que se puede sanar con la toma de conciencia del origen que la causó y se reprograma desde el subconsciente.

Todos los síntomas tienen una explicación biológica emocional vinculada con la función del órgano afectado, las rodillas no son las excepción. Si quieres algunas recomendaciones; comienza por revisar la relación con tu madre, con la autoridad en la casa, el trabajo o el deporte, si está a tu alcance, realiza terapia emocional para sanar las heridas del pasado, perdonar y avanzar, mientras tanto, sal de tu rigidez mental, sé flexible contigo mismo y con la vida, sé más humilde y fluye con la vida.

Fotografía de Canvas.



Deja tus comentarios aquí: