Cómo vivir nuestro duelo

Mi mamá falleció hace seis meses, al principio me sentí al borde de un precipicio, a mi alrededor solo había un enorme vacío, durante muchos días me martillaba la cabeza pensando por qué.

Muchas personas coinciden en que no existen palabras de aliento que se puedan decir a alguien que ha perdido a un ser querido, pero yo hoy siento que muchas de las palabras de consuelo que me dieron algunos amigos y familiares han sido parte de mi fortaleza y de lo que ahora me conforta.

Depende de quién las diga y cómo, algunas freses quedan más que otras, por ejemplo alguien me dijo: «Estos son tiempos de equilibrio… y de perderlo, porque somos humanos». Siempre recuerdo estas palabras porque a veces queremos ocultar que estamos tristes o que aún nos duele, y la verdad es que no hay un tiempo establecido para terminar este proceso, cada quien lo vive de diferente forma y depende de la relación que se tenía con esa persona que ya no está físicamente.

Otras palabras que recuerdo entre muchas son: «No se supera una pérdida se aprende a vivir en ausencia de los seres queridos». Y estas han sido las que más repito, porque entender que siempre recordaremos a esa persona y la extrañaremos es fundamental para poder continuar y salir del duelo.

Entender la muerte no es algo fácil, pero lo que me ha ayudado mucho es repasar la relación que tenía con mi madre, mi récord como hija, no tener asuntos pendientes por resolver con ella, sin duda es lo que más fuerza me ha dado.

dueloEs importante entender que se debe vivir el duelo, no se puede evitar u ocultar el dolor y por ende hay que expresarlo, no podemos tratar de hacernos los fuertes ya que la tristeza, la rabia o el miedo son parte de este proceso, y llorar es bueno.

Hay que tomarse el tiempo para sanar, hay quienes dicen que el duelo toma de 1 a 3 años, y que algunos recaen alrededor de los 6 meses, justo cuando los demás creen que deberías estar recuperado por lo que debemos ser pacientes con nosotros y con los demás, el apoyo de otras personas será la mejor fuente de energía que se pueda tener, los amigos nos ayudarán a reír, divertirnos y a encontrar la serenidad por lo que debemos darles la oportunidad a nuestros amigos y familiares de estar a nuestro lado, ellos ayudarán a que no estemos tristes, a desahogarnos y no permitirán que estemos mal, esto no quiere decir que olvidaremos nuestro dolor, pero sí nos ayudará a salir adelante.

Las situaciones difíciles y los malos momentos siempre estarán presentes por lo que debemos confiar en nosotros mismos para salir adelante y encontrar la serenidad en tiempos tan duros.

Quisiera dedicar este post en memoria de la pequeña Sophia (12 de septiembre de 2012), hija de Carolina y Mauro. Y de Rosaura, madre de José Mauricio (12 de septiembre de 2012). Y en la de mi madre, Hilda. (4 de marzo de 2012) QEPD.



Deja tus comentarios aquí: