El dulce encanto de la pimienta

Mientras la sal ha saltado a la fama en el mundo culinario como una de las especies infaltables en nuestras mesas, su socio eterno, la pimienta ha quedado un poco rezagado en las islas de los supermercados.

Como es una idea que ha venido a mi cabeza desde que comenzó el año he decidido investigar un poco sobre este ingrediente esencial en la gastronomía internacional.

La pimienta pre-molida es la especie más usada en el mundo. Sin embargo, no tomamos en cuenta que al consumirla de ese modo se pierde la verdadera intensidad de su sabor. Los propios chefs saben que la pimienta no debe agregarse con anticipación a sus recetas, pues pierden su sabor y aroma, toda vez que los aceites esenciales contenidos en ella tampoco son liberados.

Pese a que la pimienta ha sido reconocida como la pieza maestra en las recetas, su extensa variedad es poco conocida, con lo cual solemos consumir pimienta negra o Malabar y alguna blanca.

Brasil, Ecuador, Cameron, China, India, México, Indonesia, Francia, Madagascar y Vietnam son los maravillosos países que nos ofrecen mas de 20 tipos diferentes de granos de pimienta. Madera, dulces, florales, afrutado, y ahumados son algunos de los aromas y sabores que nos ofrece la pimienta, en una variedad y cantidad suficiente como para hacer una cata en casa similar a las que realizamos con el vino.

Además, la pimienta en grano, es pura y simple y no requiere de ningún tipo de preservativo para resguardar su sabor.

Recientemente la Federación de Alimentos y Drogas de los Estados Unidos, publicó un estudio donde se informaba sobre los peligros de contaminación por bacterias y materia sintética que pueden estar contenidos en las especies pre-molidas que venden en los mercados, y aun cuando la pimienta no ha sido la más atacada al respecto, se ha podido comprobar que en su modo pre molido, algunas marcas han adulterado el producto con polvo, astillas de madera y cáscaras. Así que hay que tener mucho cuidado con esto.

Malabar PeppercornsExisten dos soluciones muy simples para asegurarnos de que la pimienta en grano que consumamos se encuentre en su estado más puro y no sea riesgoso para nuestra salud. En primer lugar adquirirla en granos enteros, así podemos ver exactamente el contenido del frasco y detectar algún desperdicio que pueda haberse mezclado con los granos. En segundo lugar, colocarlos en el horno por 10 minutos a 325 grados para eliminar cualquier germen contaminante. Si quieren investigar un poco mas sobre la variedad existente, denle un vistazo a pepper-passion.com.

Aprovechando este comienzo de año, he decidido hacer limpieza de mis gabinetes de cocina, eliminando los viejos frascos de especies para reemplazarlos por los más frescos y naturales pues hace ya mucho tiempo que no lo he hecho. Esta pequeña reseña sobre la pimienta me ha inspirado para ello. Granos enteros, frescos y con aroma será la mejor manera de comenzar.



Deja tus comentarios aquí: