El ejercicio asociado a la alimentación y a tu sistema inmune

¿Les ha sucedido que cada vez que comienzan a hacer ejercicio pasa algo en su organismo que les impiden continuar? Hay quienes se enferman, les da gripe, incluso fiebre, otros simplemente terminan sin energía, tan débiles y agotados que no pueden seguir entrenando; también quienes se quejan constantemente de dolor muscular y corporal. Otras personas no se enferman precisamente, pero sienten demasiada hambre, no logran bajar grasa corporal ni aumentar masa muscular, o no logran mejorar su rendimiento. Esto se debe a varios aspectos, como el descanso, la alimentación y el tipo de entrenamiento, que afectan la función inmune.

La actividad física regular, así como la dieta equilibrada, una adecuada forma física y suficiente sueño se asocian con una mejor función inmune (Louis J y col. 2016). Por el contrario, el ejercicio prolongado o intenso (por lo general ejercicios diarios, de más de hora y media de duración, de moderada a alta intensidad, que se prolonguen por más de 7 días seguidos), déficit nutricional, sobrepeso y la falta de sueño pueden causar inflamación, disminución de la función inmune y aumentar la susceptibilidad a las infecciones y enfermedades (Gleeson Michael, 2007).

Es por ello que muchas personas se enferman o sienten agotamiento físico y dolor muscular muy fuerte al iniciar el ejercicio. Pero a su vez, esta respuesta inflamatoria es necesaria para lograr la adaptación del músculo al ejercicio intenso, y se puedan generar los procesos de reparación e hipertrofia muscular (Glina R. 2015).

Esto no indica que debemos disminuir el ejercicio, sino que tenemos que fortalecer el sistema inmune para que afronte adecuadamente este reto. Esto lo logramos descansando lo suficiente, entrenando eficientemente y alimentándonos adecuadamente.

¿Qué significa alimentarme adecuadamente en torno al ejercicio?

En primer lugar debemos preparar al organismo para que responda de una manera efectiva a las demandas inflamatorias, energéticas y nutricionales que conlleva el ejercicio.

El protocolo nutricional de las 3R de NutriWhite contribuye a disminuir la carga inflamatoria y afrontar la disfunción inmune producto del ejercicio. El mismo debe adaptarse según tus objetivos corporales, sea aumentar masa muscular, disminuir grasa corporal, mejorar el rendimiento deportivo, entre otras.

Consiste en remover alimentos inflamatorios de cada persona. Estadísticamente, los grupos de alimentos que suelen causar mayor inflamación a la población son: el azúcar, los cereales y lácteos de vaca. Al remover y disminuir su consumo, el sistema inmune está más fuerte para afrontar el reto del ejercicio.

Reponer con alimentos aptos que cubran tu requerimiento de energía y nutrientes, suplementos nutricionales en caso de ser necesario como la glutamina y carnitina para potenciar el sistema inmune, disminuir inflamación y aumentar recuperación. También los aminoácidos esenciales y/o proteínas calculadas en base a tu peso corporal, distribuidas en el antes y después de la práctica de actividad física de manera que favorezcan la ganancia de masa muscular; alimentos que potencien el rendimiento como la cafeína, la remolacha, el célery, la espinaca; dosis de bicarbonato para disminuir la fatiga física, entre otros. Y con ello recuperar la energía, maximizar el rendimiento, mejorar la composición corporal y/o ganar la competencia.

El objetivo de NutriWhite es ayudarte a alcanzar tus propios objetivos sin dejar a un lado el cuidado de la salud. Una nutrición adecuada contribuirá a mejorar tu rendimiento deportivo, tu aptitud física, tu composición corporal y además a disminuir la inflamación, el dolor y el tiempo de recuperación. Eso sí, esta es una guía general, la personalización del plan con un adecuado entrenamiento es lo que te ayudará a lograr tus objetivos.

Referencias

Gleeson Michael (2007) Immune function in sport and exercise. J App Physiol 103:693–699. Disponible en: http://jap.physiology.org/content/jap/103/2/693.full.pdf

Glina Roberto. (2015). El sistema inmune y el ejercicio físico. EFDeportes.com, Revista Digital. Buenos Aires – Año 20 – Nº 206 – Julio de 2015.

Louis J, Marquet L, Tiollier E, Bermon S, Hausswirth C, Brisswalter J (2016). The impact of sleeping with reduced glycogen stores on immunity and sleep in triathletes. Eur J Appl Physiol. 116(10):1941-54. doi: 10.1007/s00421-016-3446-3. Epub.



Deja tus comentarios aquí: