El huerto sigue creciendo

Hace tres semanas cuando iba saliendo de la casa me encontré con los niños de la cuadra mientras jugaban en la calle. Les hablé del huerto, y les llevé a hacer un tour, entusiasmados me ayudaron de inmediato a regar y me hicieron muchas preguntas.

Durante estos 2 meses que llevo en el jardín he estado haciendo fotos del proceso y el fin de semana las imprimí a color y las plastifiqué colocándolas en la reja, como una galería de arte vecinal. Esto logró que los vecinos se pararan a ver, entraran al huerto, habláramos, compartiéramos acerca de nuevas plantas y semillas generando una enriquecedora primera toma de contacto.

huerto-creciendo3

La calle ha dejado de ser una calle con personas anónimas, ahora hay una Inés, un Wildly, Armeline, John, Michael, Justin, María, Cristopher, Matrice, Amy, Michael y nos saludamos al vernos.

Hasta ahora hemos sembrado lo que podrá crecer en el calor del verano de Miami: guisantes, banana (cambur), ajo, acelgas, pepinos, tomates (muchos y de varias clases), coles de bruselas, soja, zanahorias, aloe vera, papayas (lechosa), sandía, rúcula, pimiento, limón, fruta de la pasión, menta, tomillo, salvia, calabacín y ajo.

He aprendido muchas cosas, como por ejemplo que para regar las plantas es mejor hacerlo en la mañana, porque así las raíces no se quedan húmedas por la noche pudiendo causar hongos. También puede ser bueno remover la tierra alrededor para que le entre oxigeno a las raíces, aunque los gusanos también los hacen naturalmente al cavar sus túneles.

huerto-creciendoEl huerto aún no tiene agua de la ciudad, con lo cual estamos regando a mano con agua de lluvia. Lo que al principio vimos como un obstáculo ha resultado ser una experiencia de mayor contacto con la tierra. Hemos construido nuestro propio recolector de agua de lluvia, que dicen es la mejor agua para las plantas. El recolector está hecho con un cubo de basura grande de plástico, un trozo de manguera, una rejilla para filtrar las hojas que puedan caer y una base de madera reciclada para darle altura.

Mi idea es que además de cosechar verduras, el huerto sea un punto de encuentro comunitario y un espacio artístico. Recientemente el huerto atrajo a un artista local que pintó un grafiti para decorar el espacio.



Deja tus comentarios aquí: