Él le da todo

Ella tiene 25 años menos que él y él tiene 25 mil veces más dinero que ella; le montó un negocio, la pasea por el mundo y la trata como a una reina. ¿Hasta cuándo?

Hasta que él encuentre una más joven que lo complazca y esté dispuesta a hacerle compañía a cambio de carros, viajes y demás materialidades.

Como ella, en nuestro entorno hay muchas buscando hombres -que no parejas- para “resolver sus vidas” y están dispuestas a todo para lograrlo.

¿Cuál es la diferencia entre la prostitución y este intercambio? Yo no la encuentro.

No soy quien para juzgar las razones que llevan a una mujer a prostituirse, porque presiento que las historias que están detrás de esa decisión, en su gran mayoría son de desamor eterno.

La sociedad sigue siendo tan crítica e intransigente como en los tiempos de la Magdalena, se queda en la superficie de la señalización y se hace la vista gorda si la circunstancia parece legal, como en este caso.

Pero a mi mujerabilidad lo que le interesa es el desamor. Estoy segura de que las relaciones basadas en algo distinto al Amor, indefectiblemente nos mantienen en infelicidad, porque lo que despierta la sonrisa del alma, el baile del corazón y la alegría del espíritu no está en lo material ni en lo cerebral; yo creo que está en lo emocional.

En mi experiencia, desde que sané mi emocionalidad, el Amor se ha convertido en una presencia constante en mi vida personal, profesional, familiar y de amistades.

El Amor como el acto de entrega incondicional por el bienestar propio y de mi entorno, como la actitud compasiva y comprensiva hacia mí y hacia el otro. ¡Sí, primero yo! porque el mandamiento reza: Ama al prójimo como a ti mismo.

Es decir, si me amo poco, amaré poco, si no me amo ¿cómo lo puedo dar?

Por eso nos invito a reflexionar sobre cuánto Amor estamos sembrando en nuestras vidas y cuántos de nuestros intercambios físicos, mentales y espirituales están basados en eso, que es mucho más que un sentimiento, es la energía que puede cambiar el mundo para lograr la verdadera felicidad.



Deja tus comentarios aquí: