El lenguaje y su maravillosa intención

El lenguaje es el medio de expresión por excelencia, capaz de enamorar, doler, divertir y en ciertas ocasiones generar respuestas en el ser humano. La Real Academia Española lo define como: «el estilo y modo de hablar o escribir de cada persona en particular»pero más allá de una mecánica definición, el lenguaje lleva de la mano a la intención como compañera inseparable, conmovedora, iracunda, especial, simple, etcétera.

Por ello, siempre escuchamos una frase que nos marca al hacernos llorar; esa lágrima que corre por nuestro rostro. La manera en que decimos las cosas, los gestos que utilizamos, a veces, ni siquiera sin hacer algún movimiento corporal. El lenguaje puede clasificarse en: verbal y no verbal. El primero consiste en todo lo hablado y lo escrito y el segundo en todos los gestos, vestimenta, posturas, ademanes, incluso la mirada (que siempre tiene mucho que decir).

Si te miran procura analizar esos ojos que llevan una carga de sentimientos por expresar, debido a que una mirada maneja esa herramienta que el Ser Supremo nos dio, como es el lenguaje. Por esta razón, un sentimiento habla mediante nuestros labios o incluso, a través de nuestros gestos y actitudes cuando nos reservamos lo que no decimos ¡vale destacar!

Oportuno el pensamiento de  Jacques Lacan, al referirse que todo tiene una intención, esto acerca de lo que queremos comunicar.

Una canción motiva, una palabra motiva, un abrazo motiva, una mirada motiva, y todo esto es expresado por el lenguaje en sus distintas manifestaciones, pero siempre sin perder a esa compañera, a esa tripulante de un avión llamado el lenguaje.

¡Dios los bendiga!



Deja tus comentarios aquí: