El método de los 2 minutos para mejorar la concentración

El método de los 2 minutos para mejorar la concentración

La concentración es uno de las principales claves de una buena memoria y del aprendizaje. Y es que al tener la capacidad de atender y mantenerse concentrado es fundamental para la memoria y para conseguir buenos resultados y aprender de manera eficaz.

Y es que con tantas distracciones (internet, teléfonos inteligentes, redes sociales, videojuegos, etc.) muchas veces es difícil encontrar la inspiración para terminar todos los pendientes del día.  Y si hay personas que pueden distribuir muy fácilmente el tiempo en las actividades que hay que realizar, para otros, esto puede llegar a ser un proceso un tanto complicado.

La clave es encontrar la manera para saber organizarse y no llegar a afectar la productividad y, directamente, el rendimiento en general, por lo que existen muchas técnicas y estrategias para mejorar la concentración, pero la técnica que te mostraremos a continuación produce excelentes resultados y sólo requiere dedicar 2 minutos al día.

La regla de los dos minutos

Sí, has leído bien. ¡Sólo 2 minutos al día!

Este método o regla de los dos minutos surge a partir del método Getting Things Done (GTD) desarrollado por David Allen que en lugar de establecer prioridades, sugiere crear listas de tareas específicas para cada contexto. La mayor parte de las tareas que se posponen en realidad no son difíciles de hacer, todos tienen el talento y habilidades para llevarlas a cabo, simplemente que se evita iniciarlas por una u otra razón.

  1. Para llevarla a la práctica se va a necesitar un reloj con segunderos y asegurarse antes de empezar a hacerla de estar relajado, mantener la mente despejada y en calma y alejada de cualquier pensamiento o preocupación.
  2. Luego se debe observar el reloj y enfocarse sólo en la aguja que marca los segundos; seguirla de forma visual alrededor de toda la esfera del reloj.
  3. Seguidamente concentrarse sólo en esa aguja de los segundos, desechar cualquier otro estímulo y liberar la “mente” de cualquier otro pensamiento. Hacer durante 2 minutos seguidos.
  4. Muchas veces la gente se sorprenderá con la mente dispersa, pensando en otras cosas o atendiendo a otros detalles. En este momento, hay que detenerse, relajarse, liberar de nuevo la mente y volver a empezar hasta que se complete de nuevo los 2 minutos.

Se debe hacer este ejercicio al menos una vez al día. A pesar que pareciera simple esta técnica, puede que al principio sea bastante difícil de hacer. Esto no debe preocupar; de hecho, a la mayoría de personas les sucede esto al principio.

Hay que pensar que cualquier inversión de tiempo y esfuerzo que se dedique a mejorar la concentración valdrá mucho la pena y se notará muy pronto en los resultados al memorizar y al estudiar.

Lo cierto es que cuantas más veces se repite este ejercicio, más fácil resultará. Si se repite cada día, durante los próximos 21 días, con total seguridad se logrará dominar esta técnica y los niveles de atención y concentración se habrán multiplicado de forma ampliamente visible.

Vía: duplicatumemoria.com



Deja tus comentarios aquí: