El miedo a la tecnología

Voy a comenzar este post echándoles un cuento de un amigo muy cercano. Joe tiene 50 años y es médico. Llegó a tener un puesto importante y tenía 2 secretarias que le hacían todo: cartas, notificaciones, contratos etc. Sólo usaba la computadora de vez en cuando para revisar alguna cosa muy personal. Joe es lo que llamamos un «No nativo» de internet, porque esta herramienta no existía cuando éramos jóvenes o cuando nacimos. Por razones «de cambios» en la vida, Joe tuvo que emigrar a un país donde no sólo no podía ejercer su profesión sino que no contaba con los recursos para montar una empresa que se dedicara de alguna manera a lo único que sabía hacer en la vida: ser médico. En medio de su negación a abrirse a otra forma de ganarse la vida consiguió un puesto en un hospital de «todero», es decir, haciendo de todo… sólo por estar dentro de un ambiente que conocía y donde se sentía a gusto. Mi amigo se sometió a los 50 años a una serie de vejaciones y maltratos de gente muy joven que lo llamaba lento porque no sabía manejar con fluidez las herramientas básicas de Office y a su primer ataque de stress intelectual por no poder dar la talla al manipular una computadora y la internet.

miedo-tecnologia¿A cuántos de nosotros nos cambió la vida de la noche a la mañana porque las herramientas que usábamos antes para trabajar se transformaron en programas de computadoras? En mi caso, como editora (antes éramos «montadores») comencé a montar en una cosa enorme llamada «Moviola» donde pasábamos la cinta de celuloide para ver las tomas, hacíamos marcas de edición con un creyón directamente en la película y luego cortábamos con otra herramienta que era una mezcla entre un abrehuecos y un corta uñas enorme y así editaba (pegaba, literalmente) con un tape transparente muy parecido al que usamos para pegar el papel de regalo.

Ahora a los 43 años edito en 3 diferentes programas de edición y manejo hasta programas de diseño y gráficos. La razón es muy sencilla: para mantenerse activo en un mercado altamente competitivo tenemos que saber y conocer las nuevas tecnologías. Sin miedo. Cuando nos abrimos al conocimiento y no nos quedamos en el lado confortable que conocemos de nuestros oficios la sensación de haber superado un obstáculo es altamente gratificante.

Estos tips me ayudaron a poder enfrentar el miedo a lo desconocido en el trabajo. 

  1. Deja el orgullo y pregunta. Muchas veces tememos que otros se enteren de nuestras deficiencias sobre algún tema. Preguntar es de sabios.
  2. miedo-tecnologia2Siempre hay tiempo. Date el tiempo de parar cuando te sientas muy tenso y no logres solventar algún problema. Respira, sal de la oficina por un rato. La tensión mental nubla y bloquea tus pensamientos.
  3. Busca y aprende. Todo o casi todo está en la red. Se asombrarían de la cantidad de tutoriales sobre cosas insólitas que hay en youtube. Revisa foros y discusiones, siempre habrá alguien en algún lugar del mundo con tu mismo problema técnico y que recibió ayuda por internet.
  4. Tu aliado, tu hijo. Los muchachos nativos de internet siempre son de buena ayuda. Para ellos es muy fácil navegar y conocer programas, además de estar más familiarizados que tú. Busca la ayuda de tu hijo. Te servirá también para estrechar lazos y hacerlos sentir útiles.

Un universo de conocimiento se abre a ti cuando dejas a un lado tu camino confortable para seguir y aprender en otros. Mira los cambios como un nuevo reto de aprendizaje y no como una molestia. Alégrate cada vez que en tu trabajo te pongan una tarea que no sepas hacer porque te da la oportunidad de aprender algo nuevo.



Deja tus comentarios aquí: