El mundo sonríe contigo

La razón principal para sonreír todos los días y a cada rato debería ser que la sonrisa sea contagiosa así como el bostezo. Además, sonreír trae diferentes beneficios no solo para nuestra salud, sino que también tiene gran beneficio en nuestras relaciones con los demás.

Además de mejorar nuestro ánimo y reducir el estrés, sonreír nos hace más accesibles y confiables y, como si fuera poco, estimula el pensamiento positivo, aumenta nuestra productividad y creatividad.

La madre Teresa de Calcuta dijo: “La paz comienza con una sonrisa”, y es muy cierta esta frase. ¿Cuántas cosas no podemos cambiar con una sonrisa? La sonrisa tiene tanto poder que si comenzamos hoy veremos los cambios de inmediato, ya que al ser contagiosa sus beneficios son tanto para ti como para quienes te la devuelven.

Una manera sencilla de practicar sonreír y hacerlo un hábito es sonreír al saludar, por ejemplo, cuando entras a una tienda o te encuentras con algún vecino. No solo lograrás ser más cortés, sino que también los demás se sentirán muy bien cuando estén contigo.

Estudios demuestran que las personas que más veces sonríen tienen mejores relaciones y más duraderas. Sonreír es igual a tener un banco de endorfinas sin comer chocolates. A través de la sonrisa puedes causar admiración y no temor.

Sonreír solo trae cambios positivos, es la razón por la cual el mundo sonríe contigo cuando lo haces.

¡Hoy es un buen día para sonreír!



Deja tus comentarios aquí: