El orden en el que nacen los niños influencia su personalidad

Existen varios factores determinantes que influyen en la formación de una persona. Principalmente, son influenciados por su condición socioeconómica, luego por su educación y finalmente el lugar que ocupan en la constelación familiar.

Las constelaciones familiares se refieren al rol que ejercen los distintos miembros de la familia dentro de ella. Las familias funcionan como un sistema en el que cada miembro ejerce funciones específicas que ayudan a mantener un orden preestablecido y conseguir que el sistema siga funcionando.
?
Cada vez que ingresa un nuevo miembro en la familia, ese bebé estará programado para amar a sus padres y adquirir comportamientos que lo ayuden a pertenecer y ser amados. Esto generalmente resulta en la adopción de conceptos, actitudes, valores, etc, que definirán al joven miembro hasta su adultez. Además, el orden de nacimiento de los hijos juega un papel fundamental en la formación de la personalidad de los niños.

El hijo mayor fue el centro del universo de sus padres y a la llegada de un nuevo miembro, su rol dentro de la constelación cambia, ya que debe compartir la atención con su hermano menor y se ve obligado a desarrollar características como el liderazgo, sentido de responsabilidad, entre otras comunes en los hermanos mayores. Es habitual que los padres influyan para que sus primogénitos asuman el papel de líderes y que se sientan responsables de sus hermanos pequeños. Esto puede resultar en un posterior rechazo de los hermanos mayores, por adquirir posiciones de liderazgo a la hora de formar sus propias familias o fuera del núcleo familiar, gracias a un resentimiento inconsciente que tienen hacia sus padres quienes los llevaron a asumir muchas responsabilidades desde pequeños.

Los hijos del medio suelen ser los que menos atención reciben, sin embargo en familias pequeñas esto puede ser menos acentuado. Sin embargo, aquellos que tienen hermanos mayores y menores, suelen hacer esfuerzos inconscientes para llamar la atención de sus padres y así no sentirse eclipsados por sus hermanos.

hermanos-familia

Los hijos menores generalmente son percibidos como bebés por períodos más prolongados de tiempo. Suelen ser consentidos por sus padres y además por sus hermanos. Además, a menudo no tienen las mismas responsabilidades que sus hermanos mayores, lo que en ocasiones suele generar el enfado de estos, quienes eventualmente se sienten cansados de encargarse de ellos.

Los hijos únicos a pesar de que suelen ser los más difamados, son los únicos que viven liberados, porque no están afectados por las posiciones y roles que ejercen los hermanos en la constelación familiar. Por lo tanto logran alcanzar un desarrollo individual más auténtico, porque se acostumbran a estar cómodos en la soledad y rodeados de adultos. Las expectativas de sus padres suelen ser altas, impulsando de esta forma la ambición, conciencia y educación del niño.

La terapia de constelaciones familiares, puede ayudar a desentrañar esas luchas subconscientes que tienen las personas en sus vidas cotidianas y les impiden alcanzar sus objetivos. Si un miembro de la familia asiste a terapia de constelaciones y presenta cambios favorables, estos afectarán directamente al resto de la familia aunque éstos no sepan de la terapia ni hayan participado en ella. Al cambiar la actitud y energía de un integrante del sistema familiar, éste afecta al resto de forma positiva logrando mejorar la dinámica familiar.



Deja tus comentarios aquí: