El Poder de la Meditación sobre el Dinero

Meditacion-Dinero

Hasta ahora, hemos vivido en un mundo dividido entre lo material y lo espiritual. ¿Existe una dimensión espiritual y energética en el dinero? ¿Por qué los meditadores deben ingresar en el terreno financiero?

Basta con observar las estadísticas mundiales, para saber que algo no va bien con el dinero… pero no me refiero al hecho de que el 1% del mundo posea el 90% de las riquezas, sino a los últimos acontecimientos corporativos: el escándalo de Enron y el auxilio financiero de General Motors, son quizás casos que nos ponen a reflexionar acerca de lo que se necesita para tomar decisiones financieras inteligentes. Al parecer, un diploma en finanzas no es suficiente.

Tal vez el problema proviene de más atrás, de lo más simple, que es la energía que le imprimimos a cada billete que pasa por nuestras manos y a los pensamientos que tenemos con respecto a lo que es, y no es, el dinero.

Recuerda que los pensamientos son energía, así que podemos empezar hablando del poder de nuestra mente sobre lo que hacemos o no con el dinero, y cómo la meditación se convierte en una forma para limpiar nuestra aura financiera, para reconectarnos con la abundancia interior.

Además de la capacidad de controlar nuestros pensamientos, la meditación nos da dos herramientas poderosas:

  1. La consciencia de Aquí y Ahora: Cuando nos entrenamos para fluir en medio del caos, podemos tomar decisiones con mayor claridad, al mismo tiempo que dejamos de envenenarnos por el estrés. Saber conectarnos con ese aquí y ahora es vital para tomar decisiones importantes de dinero, sin dejarnos atropellar por los temores de lo que todavía no ha pasado. En Wall Street ya se está aplicando la meditación como una herramienta para decisiones correctas de inversión.
  2.  Dar y Recibir para Vivir: Tomar conciencia de la respiración es quizás la metáfora adecuada para entender cómo funciona el dinero en nuestras vidas. Saber respirar consiste en abrirnos conscientemente a recibir oxígeno y saber expulsar amorosamente el dióxido de carbono, que luego las plantas recibirán y transformarán en oxígeno. Este proceso de coexistencia también existe con el dinero: tenemos el poder de abrirnos a recibir dinero de quienes nos pagan, y de imprimirle energía de amor al dinero cuando pagamos.

Hasta ahora, hemos vivido con pensamientos negativos hacia el dinero. Alejarnos de la energía del dinero nos aleja del mundo, ya que es éste el que permite el intercambio de cosas valiosas entre los seres humanos. Tanto la avaricia como el despilfarro son maneras inadecuadas de relacionarnos con el dinero.

La economía necesita de los meditadores para crear armonía financiera. Pero primero, los meditadores necesitan desarrollarla en sí mismos. Se requiere un mundo donde el dinero sea una forma de bendecirnos, y no una manera de esclavizarnos.

Esta y otras razones poderosas, las he reunido en un REPORTAJE ESPECIAL que puedes descargar AQUI.

 

Gracias por existir,

Firma Joselyn - Morado sin fondo

 

 

 

 



Deja tus comentarios aquí: