El poder de la mente positiva

El poder de la mente positiva

¿Puedes adivinar en qué piensa la gran mayoría de las personas exitosas todo el día? La respuesta es simple: riqueza y abundancia.

Las personas felices y exitosas se enfocan en lo que quieren y en cómo obtenerlo la mayoría del tiempo. El poder del pensamiento positivo te ayuda a desarrollar una actitud mental positiva. Esta es una de las cualidades más importantes que una persona debe tener si desea un cambio significativo en su vida.

Cuando tú piensas y hablas acerca de lo que quieres y cómo obtenerlo, te sientes más feliz y en mayor control de tu vida. Cuando estás pensando en algo que te hace feliz, tu cerebro libera endorfinas, las cuales te dan el sentimiento generalizado de bienestar. Como resultado, tú desarrollas una actitud positiva. Estos beneficios se obtienen con pensar positivo.

Influencia del pensamiento positivo en nuestras vidas

Nuestra vida cotidiana suele estar llena de sentires, pensamientos y actos que en cierta medida son mecánicos, no les prestamos atención. En esta ocasión, pretendemos fijarnos en cómo utilizamos y en cómo influyen nuestros pensamientos en el contexto cotidiano.

Algo tan natural e inherente al ser humano como el pensamiento nos es a su vez desconocido en cuanto a su procedencia, formación y consecuencias. Claro, que si de nuestra mente, nuestra gran aliada y desconocida sabemos tan poco, qué podemos saber del pensamiento. Sin embargo, vamos conociendo algo más sobre su órgano base: el cerebro.

Se debe tener en cuenta que el pensamiento es la manifestación de la palabra sin sonido, hay que considerar la palabra que será la manifestación del pensamiento.

El pensamiento tiene fuerza y por tanto repercusión sin ser manifiesto, pero por el hecho de haber sido generado ya crea ondas energéticas. Todo pensamiento, sea negativo o positivo, actúa sobre su objetivo. Todo dependerá de la intensidad y fuerza del pensamiento. Por lo tanto, lo que te hace feliz son los pensamientos que albergas en tu mente.

Es idóneo conseguir un equilibro entre la mente y el corazón, entre los pensamientos y sentimientos. Según sean tus pensamientos, generarás tu estado anímico.

Pensamiento positivo o negativo

El hecho es que el ser optimista ayudó bastante hace miles de años, cuando se tenía que estar alerta por si un tigre se comía la comida. En la actualidad existen menos peligros, pero la gente sigue siendo pesimista. En realidad, vivimos en la época de mayor abundancia de la historia: posees un teléfono inteligente, el cual tiene la misma tecnología que tenía la Nasa cuando viajó a la luna.

Tienes mucha más información que un presidente hace 20 años. El precio de la ropa y de la vida en general ha descendido, ¿Quién podía comprar tecnología o un vehículo hace 70 años? Aun con todo esto seguimos siendo pesimistas, cuando el poder curativo lo tiene la mente positiva.

La vida con una mente positiva

Desde el punto de vista de la psicología, la visión para que seas más positivo y optimista es mantener las expectativas positivas sobre el futuro, lo que tiene una implicación en el comportamiento.

Básicamente se refiere a la creencia de que las cosas buenas pasarán en tu vida. Si actúas para el logro de algo, lo haces porque crees que es probable conseguir esos objetivos a partir de tus acciones.

Si te convences de que lo que deseas conseguir es posible, lo intentarás con perseverancia, a pesar de que el progreso sea difícil y lento. Si ves los objetivos inalcanzables, disminuirá el esfuerzo y te desmotivarás. Por lo tanto, tus expectativas tendrán un efecto en dos tipos de comportamiento: abandonar o persistir.

Existen numerosos estudios que confirman que las personas que son optimistas tienen un mayor bienestar en sus vidas y menos estrés que las personas pesimistas.

Hábitos personales positivos

Los hábitos personales positivos son la clave para desarrollarse personalmente y avanzar en lo que estamos haciendo. Los hábitos tienen una gran influencia en los éxitos o fracasos. Si tienes buenos hábitos, haces cosas que de otra manera serían imposibles.

Recuerda que la gestión del tiempo es fundamental para conseguir resultados y ser felices, y una de las cosas más importantes para una correcta gestión del tiempo es tener precisamente buenos hábitos.

Debes perseverar para alcanzar buenos hábitos. Verás que con el tiempo todo te cuesta menos. Los buenos hábitos son tan adictivos como los malos hábitos, pero los buenos traen grandes recompensas.

Cuando empieces a hacer algo, por ejemplo, ir al gimnasio, lo primero que debes pensar es si te dará los beneficios que esperas tanto a corto como a mediano plazo. Si el hábito que deseas tomar te da pocos beneficios, tanto a corto como a mediano plazo, probablemente lo abandonarás. Si te da beneficios a corto plazo, casi seguro que lo continuarás. Por ejemplo, el ejercicio libera endorfinas, hormonas que nos hacen sentir bien. Si te da beneficios a largo plazo, tendrás que evaluar si esperar merece la pena. Por ejemplo, ir al gimnasio y ver resultados al segundo mes.

Antes de empezar algo, evalúa sus efectos a corto, mediano y largo plazo, y si es lo que quieres en tu vida. Si es lo que quieres, empieza a hacerlo, y al comienzo prepárate para esforzarte.

Otro habito es escribir. A corto plazo ameritará esfuerzo y tiempo, pero a largo plazo lograrás autorrealización y posibilidad de venderlo.

Perseverar

Ante esta palabra nos preguntamos, ¿vale la pena perseverar? ¡Claro que sí! El problema es que en ocasiones creemos que no avanzamos en el aprendizaje de una actividad o en la consecución de un objetivo.

Creemos que cuanto más tiempo dedicamos, más desarrollo. Y la realidad es que cuanto más tiempo dedicamos, más nos desarrollamos, aunque existen momentos temporales en los que el crecimiento es nulo.

Si piensas en las actividades que hayas empezado a hacer, por ejemplo, adelgazar, ir al gym, estudiar, te darás cuenta de que ha habido momentos en los que no has avanzado nada, o al menos en los que has percibido que no has avanzado nada. Sin embargo, con la persistencia en la actividad a lo largo de tiempo, te darás cuenta de los resultados.

Efectos de tener hábitos positivos

Cuando eres persistente en una actividad, por ejemplo, jugar tenis, avanzarás exponencialmente. Aunque antes tu avance era lento, con la práctica, a lo largo del tiempo, avanzará tu nivel de pericia a pasos más grandes.

También tus habilidades aprendidas con una actividad se transmitirán a otras actividades. Por ejemplo, si has estado aprendiendo a concentrarte jugando al ajedrez, aumentará tu nivel de concentración practicando un deporte o al estudiar.

Por último, quiero hablarte de la metacognición. La metacognición es la capacidad para pensar sobre nuestros propios procesos de pensamientos. Esta habilidad es muy beneficiosa si no quieres caminar por la vida reaccionando simplemente a lo que se te pone por delante. Con ella serás más proactivo, podrás ser más consciente de las condiciones que te rodean y cambiar las que no te benefician.

La metacognición es pensar en tus metas de la vida, lo que haces, tus valores, por qué haces lo que haces. De la misma manera, te ayudará a desarrollarte en tus áreas financieras, amorosa, laboral, académica, física, entre otras.



Deja tus comentarios aquí: