El poder de la visualización

Desestimamos e infravaloramos el poder de este mecanismo natural en nosotros, pero contrariamente es muy utilizado en la psicología, negocios y escuela de negocios, formación de la creatividad, entrenamiento deportivo, la psicoterapia, inclusive en la medicina, pedagogía y entrenamiento de fuerzas especiales como los Navy Seal de los Estados Unidos.

La visualización de uno mismo realizando una actividad es asumida por el cerebro como si estuviese realizando dicha actividad de forma real. Dicho de otra forma, se activan las mismas estructuras cerebrales cuando se realiza una actividad que cuando usted se visualiza o se imagina realizando dicha actividad.

Si no me cree, piense o imagine una jugosa naranja en su boca, imagine devorando su torta o dulce favorito y… ¿qué efecto tendría en usted si visualiza a ese hombre o esa mujer que le encanta tocándole y besándole? Estas sensaciones se producen porque para el cerebro humano no existe diferencia entre realidad y ficción.

Para que puedas servirte de esta fabulosa herramienta, solo tienes que disponer de un lugar tranquilo donde nadie te moleste y puedas relajarte, luego imagina un sitio o un paraje donde te sientas a gusto y después pasa a realizar mentalmente la actividad que deseas realizar. Mientras más detalle logres visualizar, es decir, colores, texturas, sensaciones, olores, sonidos, más convencido estará el cerebro de que lo que ve es real.

El libro Pensar para la excelencia (Harry Alder) describe varios ejemplos, tales como el del joven que acababa de terminar los estudios secundarios que hacía un trabajo no cualificado en una fábrica y que se veía a sí mismo como director de producción. Antes de cumplir los veinticinco años, el joven describe cómo pulió y desarrolló cuidadosamente la imagen y las sensaciones, inclusive, describe el júbilo que sintió al sentarse por fin en el sillón del director y al experimentar lo que había experimentado mentalmente con tanto realismo. Después siguió utilizando el mismo sistema de visualización, y no tardó en ocupar el sillón de director ejecutivo de una gran empresa.

Como cualquier actividad, a mayor práctica mejores resultados. Para que lo que usted desea se haga realidad de manera natural, tales acciones deben quedar grabadas en el subconsciente. Fíjese metas y objetivos palpables, reales y que dependan solo de usted; obsérvese a sí mismo en su pantalla mental repetidas veces alcanzando sus metas una y otra vez. Mientras más real parezca el escenario más claras serán las señales que recibirá su cerebro y su inconsciente para llevarlo a realizar tales acciones. Es así cómo el inconsciente se compromete, adquiere un propósito y actúa en consecuencia.

Sanadores de todo tipo han utilizado tradicionalmente las imágenes para estimular el proceso natural de curación. Los seguidores egipcios del dios Hermes creían en la curación de la enfermedad por medio de la visualización. Los sanadores griegos sugerían a los pacientes que soñaran que eran curados por los dioses. Los chamanes visualizan que van de viaje en busca del alma de la persona enferma. Hace más de una década, los doctores Carl y Stephanie Simonton fueron pioneros en el uso de imágenes con enfermos de cáncer quienes mediante la visualización del cáncer y el proceso de curación pudieron estimular a sus cuerpos para curarse.

Personajes como Einstein, Freud, Jung, Disney, Newton, solo por nombrar algunos, hicieron realidad grandes metas además de las personales por medio del pensamiento visionario e imaginativo, además del trabajo duro y del compromiso. Ampliar la imaginación produce claramente unos resultados infinitamente más espectaculares que ampliar las horas de trabajo o que desarrollar la fuerza de voluntad.



Deja tus comentarios aquí: