El poder de una sonrisa

El video clip El Poder de Una Sonrisa nos ayuda a recordar el poder sanador de sonreír. En cada rol que nos corresponde ejecutar mientras dura la puesta escénica que llamamos vida, siempre tenemos la oportunidad de escoger ser ese rostro gentil y sonriente que aligera la carga del día. El personaje que escoge sonreír en lugar de favorecer la amargura o la ironía. Después de todo, ¿que es más creativo, seductor y amoroso que una sonrisa? Con una sonrisa se puede dar y recibir consuelo, afecto, reconocimiento, apoyo, calidez y belleza. Delicioso. La próxima vez que puedas elegir entre una sonrisa y cualquier otra cosa… ¡Escoge cualquier otra cosa!  Es sólo una broma. ¡Elige sonreír! Nunca subestimes El Poder de Una Sonrisa.

El Poder de Una Sonrisa:

Rompe el hielo

Nos acerca

Nos conmueve

Nos invita a sonreír

Nos recuerda que somos amados

Aligera nuestros corazones

Nos recuerda cuan valiosos y atractivos somos

Nunca subestimes el Poder de Una Sonrisa

El Poder de una Sonrisa forma parte de la campaña El Poder de Uno. Una campaña diseñada para las redes sociales que nos ofrece la oportunidad de recordar que lo que somos y lo que hacemos importa. Merecemos darnos el obsequio de dejar una huella significativa en la vida de los otros, un pensamiento, un sentimiento y una acción a la vez. Si optamos por cuidar a los otros y a lo otro como velamos por nosotros mismos, nuestras decisiones y acciones personales pueden impactar nuestras vidas en formas inimaginables. Fue así como hombres y mujeres inolvidables transformaron el mundo y aún hoy siguen vivos en nuestra memoria y en nuestros corazones. Ayudémonos a recordar que somos capaces de hacer lo que los grandes protagonistas de la historia han hecho: ser presencias beneficiosas. Amorosa y responsablemente cuidar de nuestro mundo.

Los mensajes que nos recuerda la campana El Poder de Uno son muy sencillos, tan sencillos como las pequeñas grandes revelaciones que tenemos a lo largo de nuestras vidas. De hecho, el Poder de Uno no nos enseña nada, simplemente nos recuerda lo que ya sabemos de manera intuitiva: ¡que somos ese ser elegido que hemos estado esperando por miles de años! El Gandhi, la Madre Teresa, el Martin Luther King Jr., la Tereshkova, el Einstein, el Jesús o el Buda que se necesita aquí y ahora.

Si queremos experimentar un mundo bello, tranquilo, amoroso, cariñoso, justo, igualitario, compasivo, bondadoso, etc., necesitamos cultivar estos valores en nosotros mismos primero. Mediante el uso de nuestros dones, talentos, habilidades y recursos podemos servir a nuestro mundo, es decir, serle útil, convertirnos en presencias beneficiosas que contribuyan con la expansión y evolución de la vida.

Te invito a reclamar tu poder y a elegir quién ser y qué hacer un instante a la vez.

Y si las cosas no salen tan bien, pues, ¡a elegir otra vez! Tenemos el derecho de cambiar de opinión y de rumbo.

Nunca subestimes El Poder de Uno.



Deja tus comentarios aquí: