El poder sanador de un beso

Álvaro vivió en carne propia una terrible experiencia y hoy puede contarla gracias a su pasión por la vida y a la labor de los médicos.
Su historia, contada por él mismo, es una invitación a vivir cada segundo de nuestro día con intensidad, intuición y convencidos de que hacemos lo que amamos.



Deja tus comentarios aquí: