El propulsor de tus sueños

 

Un nuevo ciclo que comienza, una nueva etapa y un fin de muchas otras, con esta consonancia vibramos la mayoría cuando finaliza un año como una forma de determinar en la mente un tiempo o un período. Nos proponemos metas y objetivos nuevos o continuamos mejorando los que ya tenemos, pero, ¿cuántos de nosotros realmente vemos materializados nuestros sueños y hasta que punto realmente estamos dispuestos a mantener la constancia y el valor para alcanzarlos?, no solo me refiero a metas u objetivos materiales también a metas que tienen mucho que ver con nuestra transformación interior, y es que, insistentemente le transmito a mucha gente lo que yo he vivido con mi propia experiencia con respecto a este tema, que somos nosotros quienes generamos lo que denominamos como realidad en el plano físico, en nuestro presente, no hay culpables fuera de nosotros más que uno mismo con su forma de pensar y percibir su propia vida, porque cada pensamiento es el propulsor de nuestros sueños, nuestras metas y objetivos, tampoco quiero decir que tenemos que permitir que el hacernos responsables haga de la culpa un sentimiento de frustración, nublando las infinitas posibilidades de poder hacerlo mejor para lograrlo a partir de ahora, todo cuanto sucede en nuestro entorno es el resultado del poder infinito y divino de nuestro interior, de nuestra mente y espíritu conectado en una misma frecuencia para llevar al plano físico lo que hemos pensado, no importa si fue o no de manera conciente, todo fluye para traer a la realidad eso que ronda repetidas veces en nuestra mente, no hablo de magia, hablo de como hemos sido bendecidos al nacer con un maravilloso poder para hacer de nuestra vida cada cosa que pensamos.

Por eso, en el aquí en el ahora  te invito a unirte en la frecuencia del amor hacia  ti mismo y tu prójimo, a crear desde la base de la fe la transformación de tu vida hacia aquello que realmente quieres y te hace feliz, no importa lo grande o pequeño que sea lo que quieres lograr, pero si importa la calidad y cantidad de veces que piensas positivamente en ello, cree, cree y cree, si no crees estas dejando al universo que traduzca deliberadamente tu vida e incluso se manifieste todo aquello que no quieres.

Recuerda que todo lo que sucede surgió primero en un pensamiento y dentro de nosotros esta la posibilidad de atraer, cambiar y transformar todo aquello que ya no queremos o deseamos para nosotros, hay que reconocer que muchas veces se dificulta cambiar nuestros pensamientos debido a toda la programación mental que nos ha influenciado por mucho tiempo a través de la sociedad, la familia y el entorno, por eso debemos comenzar desde ya a ser concientes de nuestros pensamientos, acciones y palabras, porque cada una de ellas va determinando y siendo la semilla que vamos sembrando para el mañana. Desde hoy no solo se más considerado contigo mismo y lo que deseas, sino también con quienes te rodean, porque todos formamos de un conjunto cósmico en este infinito universo, que funciona en unidad con el todo, aunque no siempre te des cuenta, hoy es el momento de que tu mismo seas el propulsor de tus sueños, no otra persona, no los demás, sino tu mismo,  tu eres el amo, a quien todo objetivo convertido en un pensamiento, se le hará realidad.



Deja tus comentarios aquí: