El rechazo forma parte de la vida

No puedo evitar escribir sobre este tema, probablemente es uno de los más difíciles de abordar, sobre todo cuando no se es un experto, pero si de algo estoy convencida, es que la vida nos va presentando experiencias que vale la pena compartirlas y generar un poco de empatía que bastante le hace falta a este mundo.

Es muy duro sentir el rechazo de un ser querido. El ser humano siempre tiene la ávida de amar y también de sentirse amado, por eso lidiar con el rechazo no es fácil y cuando alguien nos dice que ya no nos quiere, literalmente se nos cae el mundo encima.  Pareciera que la sociedad no nos educa a canalizar esa emoción, pero la vida se encarga en distintos escenarios hacernos crecer con situaciones maravillosas y otras no tan gratas, pero sin duda, forman parte fundamental de vivir. Sin embargo, aceptar un “no te quiero” puede costarnos mucho, éste puede hacer que hasta nos olvidamos del amor propio y terminamos alimentando una esperanza totalmente absurda.

El rechazo que más duele es el que sucede en el ámbito amoroso. Me atrevería a decir que este tiene señales que nos indican que ocurrirá. Uno siempre sabe, sólo que no se quiere dar cuenta o como decimos en Venezuela “nos hacemos los locos”, pero justo allí debemos detenernos y rescatar nuestra dignidad. Ahora bien, hay que estar claros que no eres el primero ni el último. Además, por más cruel que suene, en algún momento tú has sido el que rechazó a alguien. Aunque nos cueste debemos tratar de comprender lo sucedido, aceptar que esa otra persona decidió no tenerte más en su vida.

No te quedes estancado. Tampoco te armes de coraza solo para no aceptar el sentimiento causado, al contrario, vale la pena y es sano acéptalo, vivirlo, reflexionar. Es un proceso y tu mereces tomarte tu tiempo. Quiérete, no trates de estar con alguien que te quiera a medias.  La vida tiene un sinfín de momentos y personas increíbles para formar parte de tu vida. No te aferres, sigue adelante.

 

 

 

 

 



Deja tus comentarios aquí: