El reto de ‘retarme’ todos los días

Todo crecimiento interior pasa por fortalecer la mente.  Y lo digo por todo lo que he vivido este tiempo que me he enfrentado a estar sola en otro país, donde literalmente te toca comenzar de cero. Afrontar esa situación amerita fortaleza y confianza, así como mucha serenidad para esperar que los cambios se produzcan a su momento.

¿Cómo lograr ese estado? Cada quien lo hará a su manera. O acogerá los consejos que le sirvan. En mi caso, hacer yoga ha sido una herramienta para calmar los pensamientos negativos y enfocarme más en llenarme en cada respiración de fuerza y sacar con cada exhalación los miedos que me frenan.

shutterstock_187933859La disciplina hace al maestro, dicen por allí. Y aunque nunca he sido una persona constante, ese ha sido mi gran reto. Pararme todos los días, encender mi tableta y hacer mis quince minutos de yoga antes de salir a caminar. Nadie me obliga a nada. Tampoco tengo a cuestas una mensualidad que me fuerce a ejercitarme. Sólo yo tengo el reto de hacerlo por mí, por mi bienestar y por mi paz interior.

A ello, le sumo el reto de hacer cada día especial. Que no termine sin haber hecho algo que me alegre, que me emocione o que me llene de orgullo. Ya sea cocinando cada vez mejor, incluso inventando recetas sin gluten. Haciendo una nueva clase de inglés, para ver si algún día logro hablar sin pena. O aprendiendo cosas nuevas como tejer, hasta el punto que ahora todas las noches espero llegar a casa para ver lo que soy capaz de hacer con la lana.

Hasta entonces, no lograba leer en calma la página de un libro. Y esa idea de sentarme a imbuirme en la lectura en un parque o en un café me parecía ajena. Ese también ha sido otro reto. Que cada día disfruto más. Asimismo, conocer a gente nueva y disfrutar nuestras diferencias más que tender a juzgarlas, ha sido otro de mis propósitos diarios. Eso me ha llevado a tener un selecto grupo de amigos tan diverso como divertido.

Al final, cada reto alcanzado me ayuda a fortalecerme como persona. A medirme. A conocerme. A superarme. Eso me hace sentir cada día más fuerte. Me da confianza y me permite seguir, segura de lo que soy capaz de hacer. Cada día es una nueva oportunidad. Y me gusta sentir que cada vez puedo ser una mejor versión de mí misma.



Deja tus comentarios aquí: