El secreto de tus ojos

Mi amiga Carmen Delia acaba de graduarse en la escuela de voluntarios como payasos para hospitales. Hay que ser muy generoso y optimista como ella para donar parte de su tiempo llevando a cabo esa tarea. Me contaba ella, que su preparación fue diversa, lo más difícil fue un ejercicio en el cual debía sentarse frente a frente con uno de sus compañeros y mirarse a los ojos durante 6 minutos. Este ejercicio es para aprender a mirar a los ojos a los pacientes, no sus cejas, no su nariz, ni su pelo. A sus ojos. Esto les transmite aceptación y confianza.

¿Cuantas veces con solo conocer que un pariente, amigo o conocido, sufre una enfermedad o ha sufrido un accidente que le ha dejado secuelas desagradables, dejamos de establecer ese vínculo precioso que es demostrar cuánto te estimo a través de mis ojos? Algunas personas dejan de hacerlo porque no saben qué decir o cómo actuar sin pensar en el consuelo y el apoyo que significa para la persona afectada, nuestra aceptación les ayuda a admitir ellos mismos su condición, y este es el primer paso para la curación.

jeanne_hebuterneEs mucho mas triste no mirar a las personas con las cuales interactuamos porque estamos distraídos en otras cosas. Mi anciana mamá me recordó hace poco que cuando converse con ella le mire a los ojos. Buen regaño a mi edad. Es que hasta en los restaurantes sofisticados se  han contagiado con la magia de las cervecerías y ponen unas pantallotas gigantes imposibles de ignorar, especialmente cuando están pasando mi serie favorita, un partido de tenis o el fútbol.

Por otra parte, los celulares mediante los cuales nos “integramos” a la aldea global, desintegran familias. Con frecuencia escucho que el ritual de comer juntos en la mesa, sin ver televisión, sino como momento de compartir algo más que los alimentos, es ahora cosa del pasado. Una colega me decía: “En casa de herrero asador de palo”; no consigo que mis hijos adolescentes se sienten a comer juntos en familia, y si lo hacen están con un celular o un DS.

Volviendo a la preparación para compartir y aliviar pacientes a continuación les copio lo que nos propone el famoso Patch Adams, quien es el inventor de la risoterapia con fines médicos y terapéuticos, y es el responsable de la inclusión de ésta en la medicina moderna.

  1. Recoge la basura que encuentres en una zona de tu ciudad y vigílala. Cuenta lo que has hecho.  
  2. Sé amable con todos a todas horas. De forma exagerada. 
  3. Ofrece tu hombro o un masaje de pies en cualquier ambiente.
  4. Manifiéstate en favor de la justicia, sin importar lo que cueste.
  5. Ve una vez a la semana a una residencia de ancianos a visitar personas, como si fuesen tus amigos. 
  6. Apaga la tele y conviértete en alguien interesante. Actúa. 
  7. Considera ser tonto en público. Canta en voz alta. Lleva ropa divertida.  
  8. Improvisa encuentros informales con vecinos, compañeros de trabajo, extraños, en los que cada uno traiga algo. 
  9. Trabaja para vivir en familias ampliadas. 
  10. Pasa tus vacaciones en tu propia ciudad y gasta el dinero en trabajar en proyectos que ayuden a construir tu comunidad.

Se dice que en Navidad nos volvemos mas bondadosos, sería bonito que pasemos del dicho al hecho, no tiene que ser algo grande, piensa que podemos dar a otros, por ejemplo regalar una parte de tu tiempo, presta atención a alguien y demuestra tu aprecio, regalando una mirada de genuino interés. 

 



Deja tus comentarios aquí: