El sol y los niños, a tener cuidado

Cuando llega el tan esperado calorcito todos hacemos planes para pasear en el fin de semana. Pero…¿ cómo manejarnos con los chicos y el sol? ¿Qué es la insolación y cuáles son los tipos de quemaduras más frecuentes? ¿Qué hacer para evitarlas? Veamos…

Cuanto más chicos son, más sensibles al sol

Sabemos que la piel está compuesta por varias capas que actúan como barrera protectora frente a la agresión de gérmenes, agentes químicos y físicos. Entre estos últimos se destacan los rayos solares, que en gran medida son “filtrados y absorbidos” generalmente sin causar daño. En los chicos, especialmente en los bebés, la piel es muy delgada, siendo mucho más vulnerables a la acción irritativa del sol. A medida que los chicos van creciendo, el espesor de la piel aumenta, y la susceptibilidad es menor, y los cuidados pueden ser menos “estrictos”.

«Esta noche estará colorado»

Cuando tomamos sol, -inicialmente- la piel se inflama. Notamos que comienza a enrojecerse, posteriormente se pone tensa –por el hinchazón o edema- y aparece dolor. Si la exposición fue intensa y “muy de golpe”, se va a “pelar” en los días siguientes, ya que los tejidos desvitalizados se reemplazarán por piel nueva. Cuando la cantidad de radiaciones recibidas es mayor, aparecen ampollas pequeñas; luego mucho más extensas, que al romperse, pueden infectarse con facilidad. De acuerdo a la magnitud de los signos y síntomas descritos, se define el grado de quemadura producida, que estará en relación a la cantidad de horas que el chico estuvo al sol, el horario en que estuvo expuesto, y la edad que tiene.

«Está con temperatura, me parece que se insoló»

En ocasiones, cuando los chicos toman sol por primera vez en la temporada, y-aunque no esté “muy fuerte”- lo hacen durante muchas horas, pueden aparecer síntomas de orden general, como un gran decaimiento, fiebre alta, dolor de cabeza y sed intensa, que acompañan a los signos ya descritos, es decir piel enrojecida, tensa y “lustrosa”. Estamos aquí en presencia de la comúnmente conocida “insolación”.

Qué hacer en casos de insolación

  • Administrar medicamentos con acción antipirética/analgésica (ibuprofeno o paracetamol)
  • Realizar baños de inmersión con agua fresca (no fría) cada 3 a 4 horas.
  • Luego del baño, pasar alguna crema humectante, en forma reiterada, para rehidratar la piel.

¿Cómo prevenir los daños del sol en niños?

  1. los bebés menores de 6 meses, no deben exponerse al sol, bajo ninguna circunstancia.
  2. a partir de aquella edad, la exposición al sol debe ser progresiva, “de a poco” para que el chico y su piel, se vayan adaptando a lo largo de los días.
  3. es importante el uso de gorras o sombreros con viseras, y el refrescarles la cabeza en forma reiterada.
  4. respetar estrictamente los horarios “peligrosos” (aprox. De 11 a 17 hs.), Para evitar así los rayos solares mas perjudiciales.
  5. utilizar protectores solares, que se adecuen a cada edad:
    1. hasta los 2 años: con factor de protección solar (fps) alto mayor de 45.
    2. de 2 a 8 años: con fps de 25 a 30
    3. mayor de 8 años: fps de 15 a 20
  6. renovar el protector solar 2 a 3 veces al día, para lograr el efecto deseado.

Para finalizar, cotidianamente, vemos que este es un tema muy consultado, pero poco claro a la hora de tomar recaudo. Los inconvenientes generados por “tomar sol” son más frecuentes de lo que se supone, por lo que pensamos que siempre se justifica consultar a un profesional, que nos aconseje acerca de cual es la mejor estrategia a seguir en cada caso.



Deja tus comentarios aquí: