El sufrimiento

El sufrimiento

El sufrimiento se ha apoderado de mí. Parece que no piensa dejarme nunca. Me hace sentir vulnerable cada segundo de mi existencia. Me lleva a menudo a las profundidades de mi oscuridad. Me hace amar con más intensidad. Me hace ser más apasionada. Me ayuda a darme cuenta de los sentimientos de los demás. 

El sufrimiento se ha apoderado de mí. Parece que no piensa dejarme nunca. Mientras más escribo, miestras más vivo, más sufro. Me ha hecho mejor persona, mejor ser humano, más valiente. Aunque quisiera que me abandonara, pareciera que nunca lo hará. 

El sufrimiento se ha apoderado de mí. Parece que no piensa dejarme nunca. Sé que en algún momento seré feliz, y eso me ayuda a continuar, a pesar del dolor que siente mi alma. Nunca dejaré de buscar la felicidad, así la encuentre el último día de mi vida.

CON PASIÓN Y SIN MIEDO: gracias, sufrimiento, por ayudarme a convertirme en una mujer valiente, sensible, y por regalarme mi tercer ojo, el que ve lo invisible, a los Ángeles y a Dios en cada paso que doy. 

Prefiero haber sufrido que no haber vivido. 

Imagen de SeaReeds en Pixabay



Deja tus comentarios aquí: