El tango, patrimonio espiritual de la Humanidad… a su ritmo también se mueve la economía urbana

Cartel_TangoEl tango es de origen argentino, pero su territorio de expansión es vasto, todo el mundo. Tuvo sus oscuros orígenes de arrabal en Argentina, pero es también cultura esencial y alma en Uruguay. El tango ha llegado a enraizarse en Colombia, en Medellín, convirtiéndose en parte inherente de la cultura de la ciudad. Es un ritmo que se hizo sublime al salir del arrabal, cruzando el continente y llegando a París, donde causó furor y se convirtió en un baile glamoroso y de salón. No es inusual escuchar tangos en ciudades europeas como Roma, Viena, Berlín, ciudades españolas. Hoy en día el tango es patrimonio espiritual del mundo, así que se ha convertido en sinónimo de buen gusto y lo podemos ver como expresión de baile en cualquier parte de la aldea global.

Es muy curioso el caso específico de Medellín. El tango llegó a Medellín a principios del siglo XX, cuando se convirtió en uno de los principales productos de las industrias culturales argentinas a través de la radio y el cine. En el caso de Medellín este género fue identificado localmente como la música de fondo del progreso y el triunfo de la civilización europea en tierras americanas, y por lo tanto, un modelo a seguir. Medellín también es meca del tango, porque en esa ciudad murió Gardel. Es tan significativa la cultura de tango en Medellín, que las escuelas del baile se han vuelto muy reconocidas y se han convertido en fuente de ingresos al turismo de la ciudad. Un dato aún más curioso, es que el primer lugar donde se bailó profesionalmente el tango fue en Cuba.

Nuestro economista camuflado bailarín, encontró varios puntos en común del tango y la salsa. Por ejemplo, la salsa en sus orígenes, al igual que el tango, surgió en un entorno socio-económico marginado; el tango fue incluso más denigrado que la salsa y sin embargo, hoy es patrimonio cultural de la Humanidad, como ya les había comentado en un artículo anterior sobre el género salsa.

tango-7El tango por su parte, es tan mestizo como la salsa, viene de una mezcla de diferentes estilos musicales, con influencia africana, cubana e italiana. El resultado de la combinación fue un nuevo género, que reflejaba la variedad de su origen, con ritmos tristes, alegres, eufóricos y sensuales, siempre emociones contrapuestas. Sin embargo, es importante tener en cuenta que el tango nació en las ciudades, el tango recoge el clima gris de la ciudad porteña, pero luego se volvió luz cuando llegó a la ciudad que lleva ese atributo en su esencia, París. El instrumento que marcaba el tango en sus primeros pasos era la guitarra, luego se le une el bandoneón, instrumentos que son a su vez tristes y eufóricos.

Hay otro punto en común aparte de los mencionados entre el tango y la salsa, es que ambos se bailan muy bien en dos ciudades de Colombia, en Cali se baila extraordinariamente la salsa, en Medellín hay extraordinarias escuelas de tango, ambas ciudades obtienen un resultado rentable de estos dos bailes. La salsa y el tango incrementan los ingresos por turismo cultural a través de las escuelas de baile, pero también representan oficios rentables para los emigrantes latinoamericanos que se van a Europa y Asia.

Por otra parte, sabemos que pocas ciudades del mundo han creado un género musical que las represente de un modo único y sublime. Buenos Aires en su relación con el tango es uno de los pocos ejemplos. La enseñanza del tango es anticíclica, porque haya crisis o auge en Buenos Aires, los ingresos que esta actividad trae a la ciudad no se desaceleran. Es una fuente segura de ingresos a la ciudad, por la ventaja competitiva que tiene esta ciudad argentina sobre otros lugares del mundo.

Adicionalmente, el tango es un término que no es ajeno a la ciencia económica. Cuando hablamos de “efecto dominó” nos referimos a la caída en serie de los mercados financieros internacionales por efecto de un shock que genera una reacción en cadena o de bola de nieve; han de saber que este mismo efecto se le conoce en México como “efecto tequila” y en Argentina, desde los años 80, se le conoce como “efecto tango”, porque genera fuga de capitales del mercado financiero, lo que es como la figura de traspié en el baile, sólo que este traspié se llevó como dice el tango de Gardel y Le Pera, a todas las demás economías latinoamericanas “Cuesta abajo”.

Karelys Abarca Capdevila

@karelitabarca



Deja tus comentarios aquí: