El turno femenino

Me  considero una persona feminista en el buen sentido de la palabra. A conciencia, he ejercido mi rol de mujer en cualquier ámbito en el cual he deseado incurrir con firmeza y liderazgo. Y me ha ido bien, debo decirlo. Pese a algunos tropiezos y desavenencias normales, pienso que el esfuerzo ha valido la pena. Y como yo, un montón de mujeres madres, profesionales, parejas, esposas, autosuficientes e inteligentes.

Si bien es cierto que cada día vemos mas mujeres ocupando posiciones importantes dentro de nuestra sociedad, las cifras siguen siendo pequeñas comparadas con los cargos ocupados por los líderes hombres.

¿Será que las mujeres todavía dudamos de nuestra capacidad de poder? ¿O tal vez nuestros propios temores nos impiden aflorar plenamente esa virtud tan propia de nuestro género como lo es la inteligencia emocional?

emprendedoraEstoy convencida de que nuestra capacidad para dirigir y tomar decisiones es innata. Quizás hemos estado forcejeando con nuestras propias habilidades en vez de dejarlas actuar naturalmente. Tal vez la real fortaleza que hay en nosotras se haya visto opacada por nuestra cotidianidad.

Cualquiera de estas razones me han hecho reflexionar sobre el importante rol que nos toca protagonizar en esta nueva era. Nos toca ahora revelar todas esas virtudes con las que fuimos creadas. Develar ante el mundo nuestras destrezas y ambiciones, poner a funcionar nuestra capacidad de comunicación. Hacer entender de una vez por todas que somos comprometidas, autoexigentes, madres, defensoras y altruistas poseedoras de una capacidad de negociación inalcanzable por el sexo opuesto.

Dejar que esa intuición por medio de la cual identificamos el talento de quienes nos rodean, sea también la que nos identifique a nosotras mismas. Estoy segura de que nuestro turno llegó. Solo debemos creérnoslo y confiar en nuestra condición de mujer.

Es el momento de despertar para dedicarnos de lleno a perseguir nuestros sueños de justicia y lograr objetivos importantes en nuestra sociedad.

Tengo la profunda convicción de que ha llegado el turno para que las mujeres lideremos en el mundo.

 



Deja tus comentarios aquí: