El venezolano conquistador

Evenezolano conquistador

John Lennon nos recuerda siempre que “la vida es lo que pasa mientras estás ocupado haciendo otros planes”.

La mayoría de los venezolanos que están actualmente viviendo en el exterior; esos que han tomado la decisión de marcharse enarbolando la bandera de cualquier motivo o razón; esos que en un arranque de furia y desesperación desenfrenada han tomado sus maletas, algo de efectivo y un aliento de esperanza, saltan al vacío de la incertidumbre plena, del no sé qué pasará mañana, de la migración como medida, in extremis, para resucitar sus sueños sumergidos en el coma de la espera y el letargo de nuestro país.

No tengo un estudio que lo confirme, pero estoy seguro de que más del 99 % de los venezolanos, en calidad de migrantes, legales o no, regados por todo el mundo, no tenían pensado hacerlo hace unos meses o quizá algunas semanas antes de su partida. Probablemente, porque a la mayoría le cuesta abandonar sus afectos, sus amigos, su comida, sus paisajes, su clima, en fin, su comodidad. Eso no es solo atribuible a los venezolanos, eso es humano, es transversal a toda nuestra especie. Nacimos para migrar.

Por ello hay personas de muchas nacionalidades regadas por el mundo, italianos, españoles, portugueses, chilenos, argentinos, chinos, judíos, libaneses, pakistaníes, africanos y cientos más. No hay continente en el mundo que no tenga migrantes.

Y es precisamente esa transversalidad lo que nos debe motivar a aceptar lo que ya hoy es un hecho. Según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), para el 2015 habían salido de Venezuela 606.281 personas, mientras que el Banco Mundial sitúa esta cifra en 655.400 a través de su iniciativa Knomad (1), datos extraoficiales indican que entre los años 2016 y 2017, esta cifra ha podido alcanzar los dos millones de personas y sigue en aumento.

Muchos venezolanos que se quedaron en el país pueden vivir los embates de la inflación gracias a los dineros que le envía uno de esos migrantes desde algún lugar del mundo. Por favor, agradezcámosle eso a todos estos emprendedores de futuro.

Los venezolanos estamos polinizando el mundo; estamos conquistando cientos de países con nuestro trabajo; enamorando con nuestra comida; cautivando con nuestras costumbres y música; alegrando al mundo con nuestra actitud ante la vida, alegre, positiva y hasta ingenua.

Es verdad, usted que está leyendo este post seguro tiene a algún familiar o conocido lejos del alcance de sus brazos, pero sepa que nunca estará lejos del alcance de su mente y de su corazón. Me atrevo a escribirle a usted en un acto de súplica, en el que le pido que le envíe a esa persona especial todo su afecto, toda su energía positiva, todos sus mejores deseos. Y libere su corazón de sufrimiento y de congoja, esto de la migración los hará crecer, los hará mejores, los hará aprender de la diversidad que hay en el mundo, los hará entender que el mundo no es rojo o azul, que el mundo es un maravilloso arcoíris multicolor donde hasta el blanco, el negro y el gris tienen su espacio, porque la vida es monótona cuando solo vemos nuestro propio ombligo.

Celebremos la audacia de todos y cada uno de los muchachos que han emprendido un camino duro, espinoso, pero no por ello lleno de insatisfacciones.

Pensemos que, en poco tiempo, todos podremos ir desde Canadá hasta Australia y de Chile hasta China a comer arepas, cachapas, empanadas, tequeños, mondongo y hasta hallacas; también a bailar joropo, gaitas y salsa; tendremos siempre a alguien rodeado de fotos de los más maravillosos paisajes de nuestro país. Y todo porque uno de nuestros coterráneos decidió emprender esa aventura y lo logró, por Dios que sí lo van a lograr, porque somos un país de gente grande y maravillosa, de gente que no acepta un “imposible”, como respuesta.

Por favor, hágase un favor, escríbale ahorita, a esa persona que tiene lejos, un mensaje en el que le envía todas las fuerzas de su corazón, aplíquele una intravenosa del amor que le tiene y verá que se lo agradecerá eternamente,

Un fuerte abrazo,

(1) http://cnnespanol.cnn.com/2017/07/13/las-cifras-del-adios-la-migracion-venezolana-se-dispara-en-todo-el-continente/



Deja tus comentarios aquí: