¡El verano está aquí, prepara tu copa!

¡El verano está aquí, prepara tu copa!

Te presento unos vinos súper refrescantes para maridar esta temporada.

Llega el calor y con él viene la playa, el picnic, los bbq’s, los deportes en el río, la montaña y mucho sol. Ya sea que quieras disfrutar de un vino blanco para servir en un brunch al aire libre, un vino rojo ligero para una barbacoa, un rosado afrutado mientras saboreas de una puesta de sol o un rojo refrescante para una cena bajo las estrellas, déjame decirte algo: hay una variedad de uva para cualquier ocasión.

Siempre digo, «una vida no es suficiente para probar todas las uvas del mundo”. Así que seamos aventureros este verano, ¡prueba algo nuevo!

  • Busca vinos con acidez alta, esto es lo que le da frescura a los vinos.
  • Compra vinos de cuerpo medio a ligero, eso también es un signo de que será de alcohol medio-bajo.
  • No tengas miedo a los rosados “dramáticos o con «personalidad intensa”.
  • Sirve vinos con niveles bajos en taninos, evita los vinos pesados durante esta temporada de calor.
Algunas sugerencias:

Vinho Verde: Se llama «vino verde» porque esta región en Portugal es verdaderamente verde. Este vino blanco con un ligero toque de gas, elaborado con uvas locales, es extremadamente accesible. Tiene una gran acidez y muchas notas verdes en el paladar. Debido a que son bajos en alcohol, se convierten en el mejor compañero en la playa o en el picnic. Disfrútalo frío.

Albariño: Uno de los vinos blancos más populares en España. De acidez fresca, aromático, con notas cítricas y de melaza, ricos sabores a frutas de hueso y con un toque salado muy peculiar, debido a la proximidad de las viñas al océano. Perfecto con mariscos, sushi y verduras. Sirve frío.

Tavel: Esta región del valle del Ródano (Francia) alberga los rosados más «dramáticos» y fascinantes. Tavel es generalmente una mezcla de nueve uvas (principalmente Garnacha y Cinsault). Las intensas bayas rojas frescas y, a veces, la nariz de nuez, realzan los vinos con una complejidad única. No es un vino rosado de playa, sino un «vino tinto muy ligero» que debes enfriar y que es fácil de beber mientras cocinas a la parrilla. Genial con salmón y para servir frío, pero no tan frío como los primeros dos.

Lambrusco: Encantador y refrescante! Este vino tinto ligero, floral, seco, frizzante (burbujas), combina muy bien con el sol. Es elaborado con uvas autóctonas de Emilia-Romagna en Italia. Esta mezcla de uvas, produce un vino color púrpura brillante, ligeramente tánico y bajo en alcohol, con la mezcla perfecta entre acidez y toque dulce casi imperceptible. Busca los de mejor calidad con un sello con las siglas “DOC “ (región protegida de prestigio). Sirve frío y algo de charcutería, una pasta boloñesa o un asado. Son accesibles y siempre es un placer beberlo.

Bonarda: Argentina es conocida por su Malbec. Pero durante el verano prefiero a Bonarda para acompañar hamburguesas, hotdogs y empanadas. Esta uva francesa hace su hogar en Mendoza, Argentina. Gran valor, frutosidad suave, buena acidez, alcohol medio bajo y siempre a muy buen precio. Se habla mucho de ella y cada vez se encuentra más fácil.

Excepto el Tavel, estos vinos no envejecen. Enfríalos durante 3-4 horas justo antes de disfrutarlos, no los guarde por semanas en el refrigerador, a menos que sea uno especial para vino. Para enfriarlos de último momento, inserta la botella en una hielera con agua y hielo (50/50) y una pizca de sal. ¡En 30 minutos estará perfecto!

¡Feliz y saludable verano!

Imagen de Thomas B. en Pixabay



Deja tus comentarios aquí: