El verdadero problema

«No le daré poder a lo que no lo tiene»
Un Curso de Milagros

A todos nos pasa que las cosas no sean como esperamos, que algo no resulte como queríamos, que nos toque vérnoslas con obstáculos ó desaveniencias. Éstas son cosas que se presentan, y que hay que resolver, abordar ó superar de algún modo. Algunos, ante eso, simplemente se remangan la camisa, y hacen lo que haya que hacer en paz, sin drama, sin confrontación ni resistencia, sin hacérsela pesada.
Otros lo convierten en todo un problema, y realmente creen que el problema es lo ocurrido ó la circunstancia, y allí es donde se equivocan de plano.
El problema, en realidad, no es el asunto ó circunstancia que se ha presentado, el verdadero problema es nuestra opinión, nuestras creencias, nuestra percepción, nuestra actitud.
El verdadero problema es todo el drama, la angustia, la ira, el caos, la amargura, el victimismo, la manipulación, la necesidad de controlar, el verdadero problema es la ignorancia y la inconsciencia desde los que interactuamos en nuestra vida y en el mundo, el verdadero problema es toda la tensión y contracción interna y en el entorno, que generamos ante ello. El problema es cómo permitimos que eso impacte en nuestra salud, en nuestras relaciones, en nuestro estado mental y emocional. Ese sí que es un problema, «el problema», nuestro problema.
Lo demás, no es un problema, sino cosas que ocurren en esta vida, sólo eso.
Sólo eso!
Lo que se suele llamar «problema» es la idea u opinión que tenemos acerca de lo que ES tal como ES, AHORA.
Y esa idea, esa opinión, puede inclusive convertirse en nuestro mayor tormento, no sólo para nosotros, sino que inevitablemente lo extendemos a los que nos rodean también.
El camino para identificar y concientizar cuál es «el problema» pasa sin excepción por una minuciosa y muy honesta autobservación y por la autoreferencia. Y, sin ninguna duda, cuando logramos identificar correctamente qué es lo que está siendo «el problema», damos en el clavo con su solución, y recibimos toda la asistencia que necesitamos para que trasmute de «problema» a claridad, consciencia y sabiduría, que es para lo que en efecto, se ha presentado.

Lina Cristiano
Psicoterapeuta y 
Coach de Vida 



Deja tus comentarios aquí: