El verdadero secreto del éxito (no es lo que piensas)

Si no estás ejercitando el músculo emocional, probablemente estás preparando para el fracaso.

Fui formado en la época del “éxito”, donde la cultura de la época era tener éxito a lo que costara, tarea titánica. Esto nos llevó a tener una sociedad altamente exitosa, pero totalmente sola y agotada.

Después de muchos andares comencé a entender que el éxito se trataba de otras tareas mucho más humanas y sobre todo mucho más individuales.
Hoy estoy absolutamente convencido de que la clave del éxito en la vida es el ejercicio regular de un solo músculo emocional: la gratitud.

Las personas que se acercan a la vida con un sentido de gratitud están siempre conscientes de lo que es maravilloso en su propia vida. Porque disfrutar de los frutos de sus éxitos, hace que se tenga más éxito. Y cuando las cosas no salen según lo planeado, las personas que están agradecidas pueden poner el fracaso en otra perspectiva.

En contraste, las personas que carecen de gratitud nunca son verdaderamente felices. Si tienen éxito en una tarea, no lo disfrutan. Para ellos, una serie de éxitos es como intentar llenar una caja con una pérdida enorme en la parte inferior. Y el fracaso invariablemente los hace amargados, enojados y totalmente desanimados.

Por lo tanto, si quieres tener éxito, tienes que sentir más gratitud. Por fortuna, la gratitud, como la mayoría de las emociones, es como un músculo: cuanto más lo usas, más fuerte y más resistente se vuelve.

exito-gratitudPractica en la noche

El mejor momento para ejercer la gratitud es justo antes de acostarse. Saca la tableta (electrónica o no) y anota los eventos del día que crearon emociones positivas, ya sea en ti o en los que te rodean.

¿Ayudaste a alguien a resolver un problema? Anótalo. ¿Te encontraste con un colega o un amigo? Anótalo. ¿Hiciste reír a alguien? Anótalo.
Lo que estás haciendo es “la programación de tu cerebro” para ver el día más positivo. Estás llevando tu enfoque mental sobre lo que ha funcionado bien, y haciendo poco caso a lo que no estuvo tan bien. Como resultado, dormirás mejor, y te despertarás más tranquilo.

Reprogramar tu cerebro

Más importante que lo anterior, también estás programando tu cerebro para tener aún más razones para sentir gratitud. Pronto descubrirás que incluso un “mal día” está lleno de momentos que son dignos de la gratitud. El éxito se vuelve más dulce, el fracaso, menos amargo. Cuanto más regularmente practiques este ejercicio, los efectos serán cada día más importantes.

Con el tiempo tu “músculo gratitud” llegará a ser tan fuerte que atraerás más éxito en tu vida, por no hablar de un mayor número de personas de éxito que se unirán a ti (personas agradecidas). También te encontrarás dando las gracias a la gente muchos más a menudo. Eso es bueno para ti y para ellos, también.

Este método funciona. Si no me crees, pruébalo durante al menos una semana. Te sorprenderás de la gran diferencia que tendrás en tu vida personal y por consiguiente de negocios.

Si te gustó este post compártelo. Puedes visitar mi blog personal edgadyaponte.net.



Deja tus comentarios aquí: