Emociones y alimentación

Una vez que hemos comprendido cómo los alimentos afectan las emociones, vamos a guiarte con unos sencillos consejos que bien tomado y llevado a la práctica, serán útiles para recobrar o mantener en control tus emociones .
Internaliza el efecto de los alimentos en tus tres ejes principales, físico, corporal y emocional, entiende que funcionas como un todo y que todo puede afectarse por un desequilibrio en alguna de las áreas, practica el dialogo interno.
Has tu propia rutina de alimentación, tu cuerpo requiere planificar los momentos en los que absolverá los alimentos, no puedes estar constantemente en digestión o terminarás exhausto, las horas de las comidas deben ser regulares, de esta forma la energía experimenta estabilidad y así tus emociones.
Respeta tus horarios. Debido a su alta calidad en cuanto a nutrientes y su baja o nula concentración en químicos, preservadores, hormonas y otras…
No es más que incluir elementos que deben estar presentes en la alimentación para mejorar las emociones, el desánimo y la falta de motivación al incluir cierto tipo de nutrientes con regularidad en nuestra dieta podemos favorecer estados de ánimo positivos y mejorar nuestro estilo de vida, son solo algunos para tener presentes a la hora de construir nuestro menú diario.
Mantener estos componentes asegura un mejor efecto antidepresivo ( las fresas, canela, chocolate, piña, uvas, dátiles ) etc…
Estos son los nutrientes y principios activos que promueven la felicidad y más influyen en nuestro estado de ánimo, los debemos priorizar en nuestra dieta si queremos cuidar nuestro bienestar emociona.
Por otra parte, el lo podemos obtener de las verduras, espinacas y berro. En cuanto a la vitamina C, ya sabemos que las frutas son su reinado, sobre todo las amarillas como la naranja y la banana.
Es una suerte que podamos usar nuestra alimentación como medicina y si podemos propiciar estados de felicidad y generar cambio en nuestro ánimo mejor aún, a veces perdemos elementos naturales que favorecen nuestra salud por desconocimiento de las propiedades de los alimentos.
Pon estos sencillos consejos en práctica y te aseguramos que no te arrepentirás.



Deja tus comentarios aquí: