Emprender en tiempo de crisis

Emprender en tiempo de crisis

Emprendimiento es un término muy utilizado en el mundo. Aunque el emprendimiento siempre ha estado presente a lo largo de la historia de la humanidad, pues es inherente a esta, en las últimas décadas, este concepto se ha vuelto de suma importancia ante la necesidad de superar los constantes y crecientes problemas económicos.

La palabra emprendimiento proviene del francés y significa pionero. Se refiere a la capacidad de una persona para hacer un esfuerzo adicional por alcanzar una meta u objetivo. Es utilizada también para referirse a la persona que iniciaba una nueva empresa o proyecto. El término después fue aplicado a empresarios que fueron innovadores o agregaban un valor a un producto o un proceso ya existente.

El emprendimiento es, entonces, aquella actitud y aptitud que una persona posee y que le permite emprender nuevos retos, nuevos proyectos; es lo que permite avanzar un paso más, ir mas allá de donde ya ha llegado. Es lo que hace que una persona esté insatisfecha con lo que es y lo que ha logrado, y, como consecuencia de ello, quiera alcanzar mayores logros.

IMPORTANCIA DEL EMPRENDIMIENTO

El emprendimiento hoy en día ha ganado una gran importancia debido a la necesidad de muchas personas de lograr su independencia y estabilidad económica. Los altos niveles de desempleo y la baja calidad de empleos existentes han creado en las personas la necesidad de generar sus propios recursos, de iniciar sus propios negocios y pasar de ser empleados a empleadores.

Todo esto solo es posible si se tiene espíritu emprendedor. Se requiere de una gran determinación para renunciar a la estabilidad económica que ofrece un empleo y aventurarse como empresario; más aún si se tiene en cuenta que el empresario no siempre gana como sí lo hace el asalariado, que mensualmente tiene asegurado un ingreso mínimo que le permite sobrevivir.

En muchos países latinoamericanos, para muchos profesionales, la única opción de obtener un ingreso decente es mediante el desarrollo de un proyecto propio. Los niveles de desempleo en muchas de nuestras economías son alarmantes, por lo que resulta de suma urgencia buscar alternativas de generación de empleo, que permitan mejorar la calidad de vida de la población.

Es importante que se inicien, a nivel nacional e internacional, programas de apoyo a emprendedores, para ayudarles en su propósito de crear su propia unidad productiva. Muchos países tienen entidades destinadas exclusivamente a promover la creación de empresas entre profesionales y entre quienes tengan conocimiento específico suficiente para poder ofertar su producto o servicio.

La oferta de mano de obra, por lo general, crece a un ritmo más acelerado de lo que crece la economía, por lo que resulta imposible poder ofrecer empleo a toda la población. Es por ello que una opción de solución a este problema es el emprendimiento, en donde se trata de convertir al asalariado en empresario.

DEFINICION DE EMPRENDEDOR

Todo sujeto que inicia un negocio o que crea una pequeña empresa por su propia iniciativa se conoce como emprendedor. Los expertos sostienen que un emprendedor debe contar con ciertas capacidades para tener éxito: flexibilidad, dinamismo, creatividad, empuje, entre otros. Son valores necesarios, ya que los emprendimientos se enfrentan a todo tipo de dificultades y quien los impulsa debe estar en condiciones de adaptarse a una realidad cambiante. Es importante mencionar que el trabajo en equipo suele ser el mejor camino a la hora de impulsar un proyecto, ya que potencia las virtudes de cada integrante.

En el emprendedor nace una idea que por diversas razones despierta en una o más personas el interés suficiente como para embarcarse en un arduo e incierto viaje, que tiene como objetivo hacer realidad dicha idea.

En la actualidad, gracias a las posibilidades que brinda la tecnología, no siempre es necesario contar con dinero para emprender un negocio; pero ciertos elementos, tales como la voluntad, la perseverancia y la determinación siguen siendo indispensables.

Uno de los errores más comunes por parte de los emprendedores primerizos es pretender obtener ganancias durante los dos o tres primeros meses. Dependiendo del rubro, en ocasiones las ganancias pueden generarse a los seis meses, incluso, pudiera llegar al año de actividad ininterrumpida.

Es por ello que el emprendedor debe saber encarar la adversidad y seguir luchando, tanto contra los reveses de la economía, como con la falta de lealtad de la competencia.

CARACTERÍSTICAS DEL EMPRENDEDOR

En líneas generales un emprendedor debe ser:

Audaz: Debe estar dispuesto a correr riesgos y ser capaz de afrontar las situaciones que se le presenten.

Tenaz: Para levantarse una y mil veces, lograr sus fines, tener una firme convicción y hacer un segundo y tercer esfuerzo si es necesario.

Responsable: Para no culpar a los demás, no usar excusas y aprender de las derrotas.

El emprendedor debe tener:

Confianza: Para creer mucho en sí mismo, sentirse capaz de lograr todas las cosas y para que nada ni nadie lo derrumbe.

Iniciativa: Para saber que toda organización le concierne, para que todas sus contribuciones sean valiosas y para no esperar a los demás.

Voluntad: Para seguir adelante, ser capaz de organizar su vida, ser cumplido y autodisciplinado.

¿COMO EMPRENDER EN TIEMPOS DE CRISIS?

Emprender en tiempos de crisis solo puede hacerse de una manera: con una gran idea o un gran sueño, al cual esté dispuesto a defender y llevarlo a la realidad. Ante las crisis económicas, el emprendimiento es el salvador de muchas familias, en la medida que les permite emprender proyectos productivos con los que puedan generar sus propios recursos y mejorar su calidad de vida.

Quien se anima a montar un negocio en tiempos de crisis está lejos de ver esta como una barrera, sino como una gran ventaja. Pero también es necesario mencionar que tendrá debilidades.

Los nuevos emprendedores que han montado un negocio suelen tener una serie de características, habilidades y rasgos psicológicos más o menos comunes y los habituales son:

Ser optimistas: No se trata de un optimismo inconsciente, sino que está impregnado de inteligencia y racionalidad. Es necesario ese punto de optimismo para lanzarse a una aventura que todo el entorno desaconseja. Muchos emprendedores agradecen una situación de crisis, porque señalan que sus proyectos serán más sólidos y profesionales, y que para cuando comience su gran aventura habrán desaparecido muchos competidores.

La austeridad: La gran ventaja que supone empezar cuando las cosas vienen mal es que arrancas con los pies bien firmes sobre el suelo. Podrás ajustar los costos y gastos al máximo y rebajas expectativas, lo que contribuye enormemente a hacer un plan de tu empresa mucho más realista, diferentes a hacerlo en estados de bonanzas, pues son más idealistas.

Paciencia: La crisis es positiva para imprimir un poco la lentitud a la maduración de cualquier idea de negocio. Plantéate un posicionamiento a medio plazo. Ármate de paciencia y olvida el corto plazo.

Aprovechar las ventajas: Las crisis abren puertas a algunas opciones que antes eran impensables.

Ser muy flexible: La flexibilidad es una de las principales características de un emprendedor. En ciclos económicos negativos se convierte en imprescindible, porque es necesario saber adaptarse a las circunstancias. La flexibilidad debe estar en el ADN de tu empresa.

Rentabilizar las nuevas tecnologías: Con un consumo paralizado, darse a conocer es más difícil que en circunstancias menos limitadoras. Por ello es importante aprovechar las herramientas que te ofrece el mundo on line para realizar un marketing digital efectivo, sin olvidar el telemarketing.

Buscar mercados más allá: Precisamente internet abre la posibilidad de llegar a muchos mercados de otra forma intocables. Ahora es necesario ser emprendedor global que pueda llegar a mercados que hoy por hoy no están en crisis de demanda. Hay que tener la vista puesta en mercados internacionales que no estén en esa crisis.

Cuidar mucho al cliente y a los proveedores: De las crisis resurgen solo aquellos que lo hayan hecho bien. Para eso es necesario cuidar mucho al cliente, una atención personalizada, pues ahora tienes más tiempo. También con los proveedores, pues eso te da la capacidad de renegociar.

Las nuevas tendencias: Los emprendedores de la crisis suelen explotar las nuevas tendencias del mercado. Dentro de esta idea están los ecos emprendedores quienes se vuelcan hacia la energía sostenible, y sus proyectos tienen un marcado carácter verde.

CONCLUSIÓN

Más allá de los negocios, el emprendimiento es una acción o campaña que requiere de mucho esfuerzo. Solo mediante el emprendimiento se podrá salir airoso de las crisis. El emprendimiento es el mejor camino para crecer económicamente, para ser independientes y para tener una calidad de vida acorde a nuestras expectativas. Esto implica desarrollar una cultura del emprendimiento encaminada a vencer la resistencia de algunas personas a dejar de ser dependientes.



Deja tus comentarios aquí: