Emprendimiento con sello venezolano. Entrevista

Los sueños demandan entrega, esfuerzos y convicción, éstos a su vez, reconocen en la decisión de cambio los pasos iniciales que crean el impulso y se encargan de las formas. Una especie de fuego interior ha de requerirse para llevar adelante un proyecto. Creo, se alimenta desde dentro y conlleva necesariamente una transformación para quien lo realiza.

Escribir y entrevistar a Griselda Dugarte ha sido una de las experiencias más placenteras. Una joven emprendedora venezolana residenciada hace unos años en Barcelona, España quien ha considerado como principal valor de su negocio Café Frenesí, un encuentro con el bienestar del que se acerca, conexión, sentirse atendido y regalar felicidad a través de los excelentes productos que brinda.

Su toque de distinción es su foco en el ser humano, y cuando el ingrediente de agregar valor a la vida de los otros está presente en los negocios, una brújula invisible guía y da paso a un emprendimiento consciente del papel en que todos coincidimos, y donde el servir cobra otra dimensión.

Griselda agradecida dentro de tus múltiples ocupaciones poder conversar y me gustaría iniciar considerando varios aspectos u objetivos. Primero dar a conocer lo que ha sido tu experiencia como ser humano más allá del rol de la mujer empresaria y emprendedora creadora de Café Frenesímostrar elementos de tu personalidad que han estado presentes en este proyecto y como has manejado todos esos cambios; segundo colocar a disposición ésta información como apoyo a tantos venezolanos que en estos momentos hacen vida en distintas latitudes y puedan nutrirse de ella, por último contribuir a proyectar el talento y empuje en este caso de la mujer venezolana fuera de sus fronteras.

ACG:   ¿Qué ha significado para una mujer joven fuera de su país iniciar un negocio como Café Frenesí?

GD:    Un gran reto con honor a su nombre mucho “frenesí”. Una aventura entre muchos papeles, investigación, conocer gente, gran inversión, energía, apoyo familiar, ganas, aprendizaje y autoconfianza. No todo se resume en el dinero disponible, no todo es la formación previa. Creo que el factor principal es el no desmayar pase lo que pase. El primer año de cualquier emprendimiento es rudo. Hay que mantenerse firme.

ACG:   ¿Qué factores consideras, han sido de mayor desafío y porqué?

GD:   El balance como individuo, la perseverancia y la positividad. Que se te presenten contratiempos y sacar fuerzas para volver a levantarte y además con más ánimo. Se comenten errores, se aprende y se sigue. Siempre mantenía presente la frase: recuerda porqué empezaste.

ACG:   En mi introducción, hice referencia sobre agregar valor a la vida de otros como elemento importante presente en los negocios ¿Coméntanos cómo ha sido considerar esto y mantenerlo como premisa de Café Frenesí?

GD:   Básico. No somos una cafetería convencional y eso se nota desde que la persona cruza la puerta. Nuestra premisa es hacer una pequeña diferencia en el día día de la persona que entra en Frenesí. Con la calidad del producto, con una sonrisa sincera,  intentar establecer conexión con el cliente. Cuando sabes que con un café puedes alegrar y marcar una diferencia en una persona, te das cuenta como el mundo necesita más de lo simple: sensibilidad humana, atención, tiempo.

ACG:  En una entrevista que te realizaron, señalabas que en Café Frenesí buscaban complacer no solo paladares exigentes sino también estilos de vida, ¿Cómo lo logran?

GD:   Somos una pausa para alguna madre que no consigue tiempo para sí misma. Somos un break para el estudiante que va agobiado, somos un stop para el trabajador que necesita un respiro. Somos un buen descubrimiento para el turista. Tratamos a todos con cariño sin importar si resides o si solo estás de paso por la ciudad.

ACG: Manejar diversos cambios, emprender en otro país, ¿Qué harías distinto si tuvieses que iniciar nuevamente?

GD:   Marcar mejor las reglas con los empleados. Es vital tener la mayor claridad desde el primer momento. Cuando el equipo está bien, las cosas fluyen mejor. Ahora mi esposo se ha incorporado y como estamos en el mismo tren, ha sido un gran alivio contar con su apoyo. Vamos unidos en la misma dirección y eso es crucial para que el negocio siga evolucionando.

ACG: ¿Con Café Frenesí ya orientado en su concepto, cómo vives y cuál es tu percepción hoy de los cambios que asumiste?

GD:   A veces el miedo te frena a tomar las decisiones correctas a tiempo, pero luego entiendes que con cada cosa que vives aprendes mucho y que son parte necesaria del mismo emprendimiento. Importante también incorporar preparación básicamente en el manejo de los cambios.

ACG: ¿Qué recomendarías a otras personas que hoy intentan emprender en otros países?

GD:   Es clave tener ideas claras, estar preparado a nivel físico, mental y emocional, una organización extrema y tener un equipo enfocado y comprometido en el mismo objetivo. Y muy importante: no olvidarse de sí mismo, ante todo el ser humano. Las ganas de emprender y más fuera de tu país nublan un poco, el deseo de demostrarse a sí mismo que vale la pena te envuelven, pero es importante auto-definirse horarios y límites para tu vida personal, estar consciente de ello es vital. A partir de allí, con mucha pasión y perseverancia, eso que solo era una idea se convierte en una bonita realidad.

Inmensamente agradecida a Griselda Dugarte por permitirnos conocer sobre su emprendimiento y llevar adelante cambios conscientes……Un frenesí abrazo.

Café Frenesí les espera en: Comte d’Urgell, 115, 08011 Barcelona, España.



Deja tus comentarios aquí: